Jujuy | Estatales |

El Estado crece, la política no se ajusta y los salarios son licuados

La crisis crónica de la economía provincial, bajo el prisma de un economista y un dirigente sindical, ambos con reconocida trayectoria en sus respectivos ámbitos y una coincidencia: las variables macroeconómicas resultan indomables, y en ocasiones incomprensibles, para la política local.

  • El gobierno jujeño ha pregonado austeridad desde 2017 sin poner el ejemplo.
  • Son los trabajadores estatales quienes han sufrido la mayor parte del ajuste.
  • En 4 años perdieron la mitad de su poder adquisitivo.

Un esquema económico defectuoso funciona desde hace tiempo en la provincia. Tras el cambio en el signo político nacional el futuro cada vez parece menos próspero. "El gobierno ajusta salarios pero no da soluciones" reflexiona el economista Juan Ljungberg.

Desde el inicio de año, los economistas se ubican entre los profesionales más consultados por los ahorristas, los especuladores, el ciudadano promedio o la prensa en general. Solo los más avezados analistas pueden atinar a leer el flujo de la vertiginosa economía argentina.

En diálogo con Radio 2 el ex ministro de Economía Juan Ljungberg se mostró pesimista con la situación económica del país, sobre todo con Jujuy, una de las provincias con mayor dependencia de los recursos nacionales.

La inflación es la fiebre del enfermo que baja pero no desaparece. Controlamos el dólar, congelamos los precios, pero la olla a presión se acumula si no se atacan las causas. Hasta ahora los ministros Kulfas y Guzmán no han dado pistas de una estrategia distinta para cuidar al consumidor y recuperar la competitividad de los sectores comerciales”.

Nosotros estamos muy complicados, el pedido de fondos a Nación se ha vuelto estructural desde hace años, con la diferencia que antes el gobierno nacional anticipaba coparticipación o se utilizaba algún otro mecanismo. Ya no están dadas las mismas condiciones y la toma de deuda es recurrente. Deuda que implica intereses, o sea menos plata para pagar el mes que viene. Nosotros estamos muy complicados, el pedido de fondos a Nación se ha vuelto estructural desde hace años, con la diferencia que antes el gobierno nacional anticipaba coparticipación o se utilizaba algún otro mecanismo. Ya no están dadas las mismas condiciones y la toma de deuda es recurrente. Deuda que implica intereses, o sea menos plata para pagar el mes que viene.

En Jujuy durante 2019 el aumento en el índice de precios del consumidor escaló hasta el 49,9% una cifra que causa temor en el grueso de los consumidores minoristas, más aun para los trabajadores de la administración pública que ven impávidos como los incrementos salariales son inversamente proporcionales a la inflación.

Hay que remontarse a las elecciones legislativas de 2017 para entender la estrepitosa caída de sus sueldos, resultado de una estrategia de ajuste sumamente ineficaz; los números hablan por si solos.

  • En 2016 la diferencia negativa fue del 8%.
  • En 2017 la diferencia negativa fue del 5%.
  • En 2018 la diferencia negativa del 22%.
  • En 2019 la diferencia negativa fue del 16%.

Tras los comicios, en ese momento favorables a la coalición Cambiemos tanto en el país como la provincia, Mauricio Macri dejaba entrever que el gasto público era como un ancla sobredimensionada que perjudicaría en el corto plazo el crecimiento del país.

Gerardo Morales tomaba la posta y realizaba declaraciones en la misma línea aunque la resolución final sería sumamente diferente. En declaraciones a la prensa, el mandatario jujeño anticipaba un 2018 complicado en materia financiera con necesidad de ser austeros y rever el orden fiscal.

Mientras el gobierno nacional iniciaba el año recortando cientos de onerosos cargos de funcionarios, muchos de ellos ubicados más por apellido que por mérito propio, el gobierno jujeño por el contrario, seguía aumentando una descomunal planta de empleados públicos y en paralelo no tocaba los privilegios de la clase política.

¿Hacia adonde apunta el ajuste de Morales?

La desproporción se tornó insostenible:

  1. crecía cada vez más la deuda (especialmente en dólares) con entidades internacionales.
  2. Los proyectos productivos estaban lejos de ponerse en marcha y generar renta.
  3. Aumentaba la cantidad de trabajadores dependientes del Estado.
  4. Los funcionarios continuaban disfrutando de sus privilegios (viajes, choferes, etc).

Para evitar el desbarajuste económico, el oficialismo tomó una decisión jamás reconocida públicamente, pero evidente desde los números y los bolsillos de los trabajadores. El ajuste finalmente llegaba, pero el hilo se cortaba por lo más delgado. No es casual que cada reunión paritaria terminara en una imposición ministerial a los pocos días.

Jujuy no dio solución a pesar de que hizo un enorme ajuste en los salarios públicos, porque los aumentos han ido muy detrás de la inflación y sobre todo de la recaudación estatal. La opción fue no ajustar por cantidad de empleados, ajustaron sobre los salario. La medida no alcanzó a solucionar el déficit” analizó el contador público nacional Juan Ljungberg.

Embed
Made with Flourish

El ajuste no ha hecho distinciones entre gremios, todos han perdido la mitad de su poder de compra en los últimos 4 años, el chango de supermercado semi vacío parece la metáfora por excelencia. Las organizaciones que agrupan los gremios como ser la Intersindical o el Frente Amplio Gremial han expresado su malestar en numerosas ocasiones, al punto que debieron judicializar el reclamo para tener algún tipo de respuesta a fines de 2019.

Desde el SEOM su histórico referente Carlos Santillán no anda con miramientos y describe a sus compañeros como “asalariados indigentes”. Los municipales forman parte de un escenario más complicado, sin posibilidad de acceder a las paritarias en los mismos términos que otros sindicatos.

Los gobiernos tienen que empezar a ver la realidad que vive nuestro pueblo. Si la deuda que contrajeron es tan grande, ya viene con denuncias para revisión...pero nunca se revisó y a los argentinos se nos pide que nos sigamos ajustando el cinturón".

Embed

Cerca de rebalsar el vaso, las declaraciones del gobernador vertidas en un medio nacional días atrás, desestimando el aumento de $4 mil decretado por Alberto Fernández, son una muestra más del direccionamiento del ajuste; sin cambios relevantes en la conformación del gabinete provincial, a la luz de la resolución de Morales de establecer las paritarias bajo sus propios términos, enero de 2020 resulta un Preludio de otro año de negociaciones unilaterales y salarios rendidos ante la inflación.

Temas

Dejá tu comentario