Jujuy | GIRSU | Medio Ambiente | Basura

"Pachamama te descuido", el gobierno publicita la agenda verde y abandona el territorio

Los funcionarios del Estado jujeño se esfuerzan por promocionar un discurso sustentable que en la práctica no ha podido sostenerse. El gobernador ha tratado de insertarse en el circuito globalizado contra el cambio climático, participando de los principales eventos internacionales en búsqueda de inversiones, mientras que los basurales a cielo abierto ganan espacio en su provincia.

  • Los programas provinciales de saneamiento y erradicación de basurales no han sido exitosos.
  • El gobernador Morales ha buscado constantemente inversiones en el extranjero para proyectos de energías sustentables sin éxito.
  • La ministra de Ambiente ha sido nombrada vicepresidenta en la comisión de Cambio Climático sector Norte Grande.

Desde su ascenso al rango ministerial en 2016, Ambiente y Cambio Climático ha sido una de las dependencias de gobierno más publicitadas durante la gestión de Gerardo Morales, cuyo esfuerzo por instalar a su provincia como la vanguardia nacional de la sustentabilidad es innegable. Pero al cabo de ocho años, el relato oficial y la percepción de los jujeños, se encuentra literalmente separada por ríos de basura.

Denuncian que Alto Comedero se convirtió en un nuevo basurero

Talleres, conferencias, simposios, expediciones al extranjero, cumbres ambientales, entre otros. La ministra María Inés Zigarán y el primer mandatario han participado de todo evento posible con tal de instalar su proyecto con éxito dispar, especialmente por el costo asumido para el erario público. Pocas inversiones, grandes endeudamientos y el “Jujuy Verde”, tan ansiado, todavía no se llega a percibir cuando la segunda etapa del proyecto político está a días de culminar.

A pesar de la información faltante que ya es habitual en la administración pública, es sabido que Jujuy se endeudó en al menos U$S45 millones de dólares solo con el Banco Europeo de Inversiones en 2018, para el desarrollo de la empresa estatal GIRSU, concebida para eficientizar la recolección de residuos, erradicar basurales, incluso sacar provecho en un concepto revolucionario para la zona como economía circular.

El abogado especializado en derecho ambiental, Kevin Ballesty, definía dos años atrás al emprendimiento como "La excusa o el pretexto que ha tenido el gobierno para tomar deuda en dólares y aplicarla a no sé qué cosa. Compraron cosas pero no se está haciendo lo que se dijo que se iba a hacer", planteo coincidente con gran parte de la opinión pública, además de legisladores opositores como el caso de Mariela Ferreyra quien marcó a fines del 2022 el impacto negativo que tenían sobre el ambiente los basurales de las regiones Valles y Yungas, visibles desde las rutas circundantes "los basurales son impactantes, además de todas las consecuencias negativas que traen al entorno como roedores, suciedad y contaminación de tierras... Se habla mucho y se dispuso mucho dinero en los presupuestos para erradicar todo esto que sigue allí".

Embed

Paulatinamente los municipios que se adhirieron a la Ley GIRSU fueron recibiendo equipamiento, incluyendo rodados, herramientas, contenedores, aunque la distribución no estuvo exenta de polémicas debido a la asignación discrecional. No obstante los centros de Disposición Final, por ejemplo el de Chanchillos ,requirió mucho más tiempo del estimado para entrar en funcionamiento, al igual que las plantas de procesamiento en el Ramal.

Actualmente el Nuevo Centro Ambiental Puna, perteneciente al mismo proyecto, continúa en preparación, aún con las objeciones de las comunidades de la región en contra. Vale aclarar que el mecanismo de recuperación económica, a través de tasas impositivas nunca terminó de implementarse, generando hasta la fecha una deuda en moneda extranjera importante sin amortización.

Embed

El emprendimiento prometía mucho, pero no resolvió los problemas ambientales de nuestra jurisdicción, tampoco optimizó el procesamiento de residuos. En 2017 la ministra Zigarán informaba la presencia de al menos “400 basurales a cielo abierto en Jujuy”. Pasados seis años, los principales puntos de concentración permanecen casi intactos.

No obstante la funcionaria ha realizado un sinfín de discursos proselitistas en eventos de trascendencia sin acusar recibo por los déficits de gestión. Hace tan solo un par de días, participó de la Comisión de Cambio Climático sector Norte Grande donde fue nombrada vicepresidenta, exaltando la figura del gobernador quien “motorizó diversas propuestas regionales vinculadas con las energías renovables y la agenda ambiental, en el espacio del Norte Grande”, aseveración sumamente cuestionables.

Embed

En tanto Gerardo Morales, ha mantenido su hábito de viajar por el mundo en búsqueda de fondos, con un éxito muy bajo, a no ser onerosos préstamos. La experiencia Cauchari es quizás el ejemplo más evidente de un sobre endeudamiento, tasado alrededor de los U$S600 millones, la porción más grande de la deuda pública cuyo crecimiento entre 2015-2021 varió más de 1000%. Durante el último bienio realizó por lo menos cuatro viajes relacionados a la agenda sustentable, aunque el historial es mucho más amplio de abarcarse el total de sus dos mandatos, incluyendo viajes a Londrés y China en varias oportunidades, sin éxito constatable.

La mayoría de sus travesías estuvieron concentradas en la revolución del hidrógeno verde, un tipo de combustible que no produce contaminación y se presume será el eventual reemplazante del tradicional combustible fósil. Para ello se requiere tecnología e inversiones dado su alto costo de producción, almacenamiento y transporte. La paradoja inmediata resulta de un gobierno que otra vez quiere ubicarse en la vanguardia mundial, cuando no pudo resolver los históricos problemas ambientales domésticos.

LOS ÚLTIMOS VIAJES SUSTENTABLES DE MORALES AL EXTERIOR

Dejá tu comentario