Jujuy | Productores | Tierra | INTA

Bokashi, el moderno abono orgánico que aplican algunos productores jujeños

Se trata de una alternativa para trabajadores hortícolas comerciales que utilizan agroquímicos, donde los suelos están degradados y no hay materia orgánica. La Agencia de Extensión Rural de Hornillos del INTA se encuentra llevando a cabo un ensayo de elaboración y pronto prevén hacerlo con el cultivo de ajo y lechuga. Analizan realizar un protocolo para que la gente y productores puedan seguir un manual de uso.

  • El bokashi es una técnica de abono japonés que vienen desarrollando algunos productores en la provincia.
  • Se obtiene de la descomposición de residuos vegetales y animales, y de más insumos que permiten acelerar el proceso.
  • Es una alternativa mas sustentable para los productores hortícolas comerciales que utilizan agroquímicos.

Recientemente la Agencia de Extensión Rural de Hornillos del INTA llevó adelante un ensayo de elaboración de Bokashi (abono orgánico) con materiales de la zona. El mismo se obtiene de la descomposición de residuos vegetales y animales, donde se emplean ciertos insumos que permiten acelerar el proceso.

Este tipo de abono tiene una importante carga de microorganismos, se prepara en 15 días, en comparación del compos que demora más de 4 meses.

image.png

"Es una alternativa para los productores hortícolas comerciales que utilizan agroquímicos, donde los suelos están degradados, donde no hay materia orgánica", explicó David Galian, ingeniero y titular de la Agencia de Extensión Rural de Hornillos del Inta.

Embed - Bokashi, el moderno abono orgánico que aplican algunos productores jujeños

Describió que ahora muchos productores que usan fertilizantes plaguicidas, cada vez se vuelcan al Bokashi, ya que es es una buena opción para darle vida al suelo que no cuenta con muchos microorganismos o "vida".

image.png

"Además es mucho más sustentable ya que los elementos que se utilizan son de la zona y algunos se compran. Para el abono orgánico se requiere tierra orgánica o tierra de monte, transformamos esos yuyos secos y hacemos tierra. Luego la otra porción es hojarasca, también estiércol de animales (cabra o gallina) y algunas moliendas de carbón molido, entre otros materiales", remarcó el ingeniero.

Si bien dijo que algunos productores de la provincia y el país ya están elaborando este abono orgánico, desde el INTA prevén realizan un protocolo para que la gente pueda seguir un manual. De esa manera analizan llevar a cabo un ensayo con cultivos como ajo y lechuga.

image.png
"Esa información (ensayo con el abono) tenemos prevista trasladársela a todos los productores", apuntó David Galian, titular de la Agencia de Extensión Rural de Hornillos del INTA.
image.png

Dejá tu comentario