Política | FUTURA LEY | Medio Ambiente | Ley de Humedales

La Ley de Humedales pone en riesgo la producción de litio

Los diputados kirchneristas buscarán avanzar este jueves con un dictamen en torno al proyecto que apunta a la supuesta protección de los humedales.

La ambigüedad con la que está planteado el proyecto oficial para esta ley y el feroz lobby de un seudoambientalismo declamado y delimitado en el centro del país, puso en alerta al sector empresario minero, desde afirman que la actividad puede frenarse con esta iniciativa que está en discusión en la Cámara de Diputados de Nación.

Para el sector privado, está en peligro el incipiente desarrollo social y económico que empieza a reconocerse en las provincias literas y la gran oportunidad que representa como una salida a la histórica postergación de una de las regiones más pobres de Argentina.

Los empresarios reclaman que el Congreso saque una ley que no afecte el desarrollo y el progreso de las provincias.

Algunas voces de legisladores comenzaron a escucharse en relación a que deben respetarse la autonomía de cada jurisdicción, pero por el momento sin la energía necesaria para frenar o corregir este proyecto pensado únicamente en el centro del país.

Ni siquiera fue agenda en el mentado Norte Grande, cuyos gobernadores, incluido Morales inician una gira por Estados Unidos supuestamente, por lo menos así justificado en los viáticos, presentarán ante empresarios el potencial litera.

Esta gira se asemeja más a una gira de fin de curso, aunque cabe aclarar que solo están incluidas dos ciudades New York y Washington, hasta ahora nada se dijo de Disney.

El proyecto de ley, presentado por el diputado bonaerense Leonardo Grosso del Frente de Todos, define a los humedales como "aquellos ambientes en los cuales la presencia temporaria o permanente de agua superficial o subsuperficial causa flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres y acuáticos". Además, que son "superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas".

Con esta redacción del proyecto de ley, están incluidos los salares donde se extrae litio. El primer problema que advierten los empresarios no es que se quiera cuidar a esos reservorios de agua, sino que se plantea un inventario de humedales a cargo de un burocrático organismo nacional, que es el que autorizará o no la actividad productiva. Ese relevamiento debería durar un año, con lo que literalmente se paralizarían todos los proyectos de litio en Jujuy, Salta y Catamarca.

El plazo para el inventario ya es dudoso. La experiencia marca que, por ejemplo, se instruyó lo mismo con la ley nacional de protección de glaciares, hace 12 años, y todavía no se terminó.

Este mineral hoy en auge en el mundo, genera gran expectativa por su potencial y por el impacto positivo a nivel social y económico.

Todos los proyectos y la actual producción queda en riesgo si se aprueba una ley que no contemple el marco adecuado para la actividad.

Los humedales ya se encuentran protegidos por un sinnúmero de normativas internacionales y nacionales, que hoy obligan a las empresas mineras a cumplir con altos estándares ambientales.

Sin embargo, la mayor preocupación que genera esta ley impulsada por el oficialismo, está en el cumplimiento del artículo 124 de la Constitución Nacional Argentina, donde establece que corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio. Los recursos naturales no solo se refieren a los minerales, petróleo y gas, sino también al agua y humedales.

El proyecto de ley de humedales implica destinar tiempo y recursos financieros de la Nación para generar un '"inventario de humedales" y crear nuevas oficinas públicas para su monitoreo permanente.

Por otra parte el proyecto plantea un stand by en el desarrollo minero entre la sanción de la ley y la generación del inventario, cuando sabemos que las inversiones mineras no esperan.

Entonces, si queda en manos de la Nación el inventario de los humedales y establecer los presupuestos mínimos para su manejo, es más que claro que la Nación tiene fuertes intenciones de su manejo.

Dejá tu comentario