Jujuy |

13 años de prisión para el hombre que abusó y embarazó a una niña

José Dávalos fue hallado culpable por el caso de la menor abusada y embarazada oriunda de San Pedro.

  • El abusador de la niña de 12 años oriunda de San Pedro fue condenado a 13 años de prisión.
  • Alfredo Blanco, fiscal de la causa, calificó la condena como ejemplar.
  • El caso conmocionó al país y generó opiniones divididas en torno a la interrupción del embarazo que solicitaba la menor.

El Tribunal en lo Criminal Nº 3 presidido por el juez Mario Puig resolvió este miércoles condenar a 13 años de prisión a José Dávalos por encontrarlo culpable del abuso y embarazo de una niña de 12 años.

El caso fue llevado adelante por el fiscal José Alfredo Blanco de San Pedro de Jujuy, en tanto Mariana Vargas fue la representante de la querella.

En diálogo con Radio 2, el fiscal expresó, "Creo que ha sido una condena ejemplar incluso en la parte dispositiva que alude al resguardo de los datos genéticos del imputado por futuras denuncias o hechos que se puedan conocer para el cotejo correspondiente".

Embed

Blanco aclaró que se desconoce si hay otras víctimas. "Estamos hablando de personas que tienen una vida transcurrida. De todas maneras desde la fiscalía estamos conformes con el fallo. Esperaremos dentro de diez días los fundamentos, seguramente serán muy valiosos para ser utilizados en causas similares".


Cómo sucedieron los hechos

Fue el viernes 11 de enero que la niña de 12 años ingresó al Hospital Paterson aduciendo dolores estomacales y los médicos constataron que se encontraba embarazada de entre 22 y 24 semanas.

Tanto la familia como la menor expresaron en ese momento su voluntad de interrumpir la gestación y acusaron por el hecho a un vecino del barrio, José Dávalos de 65 años, quien según manifestaron, cometió el delito sexual en su domicilio y bajo amenazas contra la niña.

Se dio participación a la fiscalía de turno y la familia radicó la denuncia en la Comisaría 52 del barrio La Merced de San Pedro.

Puertas adentro del Hospital Paterson el caso era evaluado como complejo, pero cuatro días después, 15 de enero, la abogada de la familia Marta Paniagua, dijo en Radio 2 que "hubo una dilatación bastante importante por la objeción de conciencia”. No obstante a eso, el director del Hospital Paterson firmó el traslado de la menor hacia el Hospital Materno Infantil para que efectivamente sea allí donde se realice el procedimiento.

"Los padres realizaron el pedido formal el día viernes y ese día se tendrían que haber tomado todas las medidas pertinentes para que no se dilate más el tiempo. Sabemos que en la provincia hay personal capacitado, si aquí no lo querían hacer por qué no la derivaron el viernes", cuestionó la abogada.

Tras la confirmación de que la menor ya estaba internada en el Materno Infantil, el fiscal Alfredo Blanco indicó que tal como prevé la ley los médicos “no necesitan autorización judicial para llevar adelante esa práctica ya que está avalada por nuestro código penal”. Sostuvo que lo único que podría evitar que se practique dicho procedimiento era un riesgo para la salud de la niña.

Mientras tanto el caso llegó a los medios nacionales generando una división en la opinión pública entre quienes apoyaban el pedido de la niña y quienes sostenían que era mejor que se podía "salvar las dos vidas". La puja también se dio afuera del Hospital donde grupos “pro vida” y “pro aborto” montaron carteles, protestas e incluso una vigilia para manifestar sus posturas.

En medio de la presión social el gobierno de la provincia emitió un comunicado en el cual dijo que iba a garantizar la interrupción del embarazo a fin de dar cumplimiento al fallo FAL, aunque finalmente no se dio como un aborto sino como una césarea.

Según lo que definió en ese momento el equipo médico “la práctica más adecuada para realizar la interrupción del embarazo es a través de una cesárea, por resultar el procedimiento que mejor resguarda la salud integral de la niña”.

La intervención quirúrgica se practicó el viernes 18 de enero a las 8:30 y como producto nació una beba de 700 gramos. Posteriormente el gobernador Morales en una entrevista con Radio Mitre lanzó que "una familia muy importante pidió la adopción”, lo que le valió muchas críticas.

En cuanto a la beba fue bautizada por grupos próvida con el nombre de Esperanza y a los días murió.

Dejá tu comentario