Jujuy | PANDEMIA | Encuesta | Información

Morales aprovecha los testeos masivos para medir su imagen

Los testeos a domicilio suponen una herramienta más para prevenir la pandemia, pero en este caso abrieron la posibilidad al gobierno para indagar en la información personal de los jujeños y medir los niveles de popularidad no solo de la gestión sino también de cada medida implementada y, ya que estamos, del presidente del país que es de otro color político. Una encuesta partidaria disfrazada de estudio epidemiológico.

  • El gobierno comenzó a implementar los tests domiciliarios supuestamente con el objetivo de brindar una herramienta más para el control epidemiológico.
  • Llamativamente, quienes acceden de manera voluntaria a someterse a dichas pruebas se los indaga sobre cuestiones que nada tienen que ver con la pandemia pero sí con la política.
  • El gobierno encuentra otra manera de utilizar la problemática del coronavirus para recabar datos de la población.

Este jueves comenzaron los testeos domiciliarios con la implementación del proyecto denominado “C 360°”.

El objetivo, según dio a conocer el gobierno, es determinar la circulación local, identificar casos asintomáticos y recabar información sanitaria. Pero, al parecer, no solo se pretende conseguir los datos sobre la salud de los jujeños, sino también información que puede utilizarse para determinar el nivel de aceptación de las medidas adoptadas por el COE, la imagen del gobernador en los distintos barrios y hasta la opinión sobre la gestión del presidente Alberto Fernández.

La maniobra va encubierta: al testeo realizado se suma una suerte de certificado que se le entrega al participante donde se deja constancia del acto pero que no tiene ningún tipo de valor como comprobante en sí mismo.

La cuestión se torna más sospechosa con lo que sigue después: una exhaustiva encuesta que se subdivide en: situación de salud, situación socioeconómica, opinión personal y datos del encuestado.

Salvando la primera categoría, las tres restantes no se corresponden con lo que el gobierno había anticipado y vuelve a dejar en evidencia la insistente predisposición del Ejecutivo para armar una base de datos cuya finalidad es aún incierta.

Preguntas en torno la ocupación, sí recibe subsidios, a través de qué medios se informa hasta si “confía en el gobierno de Jujuy para enfrentar la pandemia”.

Un combo de datos a los que se sumarán otros aún más personales: número de teléfono, dirección y hasta clase social, aunque este último deberá “deducirlo no preguntarlo” el encuestador, vaya a saber uno bajo qué criterios.

No cabe duda de que se trata de un sondeo político en plena pandemia, algo coherente con lo que vienen planteando quienes acusan al gobernador de utilizar la problemática sanitaria para catapultarse a la presidencia.

Las constantes entrevistas del gobernador en medios nacionales, las repetidas apariciones en los informes del COE (en el último tiempo devenido en un show mediático) y las medidas populistas adoptadas cómo el pedido a la justicia para disponer de las hojas de coca secuestradas, terminan confirmando esta idea.

Recursos humanos y económicos de la provincia que terminan subordinados a los intereses políticos del gobierno de turno.

imagen.png

Lo cierto es que la polémica por la recopilación de datos no es algo nuevo en Jujuy, el escaneo de DNI que se realiza en algunos de algunas arterias más transitadas fue ampliamente rechazado.

La abogada del foro local Claudia González, en diálogo con Sobremesa, recomendó no contestar las encuestas: “No es un estudio epidemiológico. Es una aberración pedir la dirección en una encuesta de opinión política”.

“¿Que hacen con ese paquete de datos?”

Están avanzando sobre las libertades individuales, quieren saber que pensamos Están avanzando sobre las libertades individuales, quieren saber que pensamos

Dejá tu comentario