Jujuy | menor abusada |

Violación y embarazo interrumpido

El gobierno comunicó que el hospital materno infantil será lugar para el “cumplimiento inmediato” de la interrupción del embarazo de la niña de 12 años, concebido tras una violación; el método elegido es la cesárea, y hubo objeciones por parte del colectivo feminista.

Con ribetes trágicos, el drama de la niña de 12 años oriunda de la ciudad de San Pedro, que atraviesa un embarazo de 23 semanas y media semanas producto de una violación, tendrá un desenlace conforme a lo que indica la jurisprudencia en la República Argentina.

El gobierno comunicó que se procederá de forma inmediata a dar cumplimiento con la interrupción legal del embarazo (ILE) en base a un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que establece el procedimiento en los casos en los que haya existido una violación.

Tanto la madre como la menor habían solicitado la intervención.

El cuadro de situación se conoció hace una semana. La nena había sido trasladada por sus familiares al hospital Guillermo Paterson de San Pedro a raíz de “dolores estomacales”.

Los médicos que la atendieron indicaron que se encontraba cursando la semana 23 de embarazo.

A partir de allí la niña contó que había sido abusada por un vecino mayor de edad, que hoy se encuentra detenido e imputado por abuso sexual con acceso carnal.

La controversia surgió ante el pedido de la familia en el nosocomio sampedreño para practicar la ILE. La menor fue trasladada al Hospital Materno Infantil, en la capital de Jujuy, donde permanece hasta hoy.

Cuando el caso se hizo público, se movilizaron hacia el ingreso del nosocomio, sobre avenida Córdoba, militantes a favor del aborto legal, quienes exigieron que la interrupción del embarazo se realice cuanto antes, y ONG´s que militan en contra de esta postura, abogando por la continuidad de la gestación.

Pañuelos verdes en un sector y pañuelos celestes en otro tornaron la escena aún más impactante.

Integrantes del colectivo feminista discutían ese argumento, asegurando que la organización mundial de la salud prevé una alternativa medicamentosa, con la utilización de drogas para sedar a la menor y provocar la expulsión del feto.

No fue informado cuándo se llevará a cabo el procedimiento.

En medio del escabroso cuadro, el único imputado permanece detenido en la sede de la brigada de investigaciones de la localidad de San Pedro.

Dejá tu comentario