Política | Kirchneristas | Radicales |

Kirchneristas y radicales unidos por el populismo

Con una economía quebrada y un sistema previsional insostenible, acaba de imponerse una nueva aberración.

Hay momento en que entre populistas no hay grieta y esto quedó una vez más demostrado en la provincia de Tierra del Fuego, donde el kirchnerismo y los radicales avanzaron en una nueva ley previsional.

Aprobaron una reforma previsional que permitirá a los empleados públicos provinciales jubilarse con 55 años hasta 2027 y cobrar hasta el 88% de su sueldo en actividad. El proyecto fue aprobado por unanimidad por todos los partidos políticos, incluyendo a los de la oposición.

Se trata de la segunda controversia pública en un mes en la interna de Juntos por el Cambio, primero fue la UCR luego que se enfrentara con la Coalición Cívica por la defensa del régimen de promoción industrial fueguino y hora los radicales votando nuevamente con el oficialismo.

Esta norma previsional sancionada por los legisladores establece una modalidad progresiva para llegar a una edad jubilatoria de 60 años para los empleados públicos, tanto de hombres como de mujeres, pero fija una ventana transitoria que habilita a jubilarse antes, a los 55 años, a quienes hayan ingresado a la administración pública antes del 31 de diciembre de 2017 y se jubilen hasta el 31 de diciembre de 2027.

Los potenciales beneficiarios deberán cumplir con 30 años de aportes en cualquier sistema previsional pero, como mínimo, unos 20 años al aporte específico al régimen fueguino. Además, quienes opten por este camino recibirán durante 5 años un haber proporcional que comenzará con el 72% móvil y concluirá con el 76% el último año, antes de acceder al 82% pleno.

Sin lugar a dudas que con esta nueva ley, tanto el Gobernador y como los legisladores están haciendo populismo previsional que indefectiblemente llevará al colapso a las cuentas provinciales, según opinan economistas profesionales.

Los economistas y estudiosos del sistema previsional, sostienen que se están otorgando privilegios a algunos empleados del sector público en detrimento de los trabajadores del sector privado. Este nuevo régimen jubilatorio de la isla patagónica establece pagar jubilaciones por 40 años cuando sólo aportaron 20.

El otro fenómeno que se va a producir y que ya se viene experimentado, es que los jubilados migran de provincia, por consecuencia del duro clima, y gastarán sus jubilaciones en otras provincias del país, generando una fuga de recursos fueguinos. De esta forma se van a beneficiar otras provincias y Tierra del Fuego perderá la posibilidad de que esas jubilaciones se inviertan en consumo y desarrollo local.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y señaló que luego del período 2016-2025, la población mundial mayor de 60 se habrá duplicado y para el 2050 serán más de 2.000 millones, razón por la cual es deseable extender la longevidad de las profesiones, para vivir mejor, integrados y productivos.

Esto será una catástrofe para las cuentas estatales y una injusticia para los trabajadores de otras provincias, que indirectamente tendrán que aportar a las jubilaciones de los estatales de Tierra del Fuego, en algunos casos de apenas 55 años.

Lamentablemente, en un país así los jóvenes no tienen futuro, la energía de sus tareas, su empeño y esfuerzo serán librados por el Estado a través de impuestos para pagar las jubilaciones a personas que deberían estar trabajando.

Apelar a la caja de la ANSES una vez más para hacer política es tan burdo y básico como insostenible, cada vez hay más gente para jubilarse y menos aportantes.

Hoy hay menos aportantes asalariados al sistema que hace una década, según datos oficiales elaborados sobre la base de las declaraciones juradas presentadas por los empleadores a la AFIP.

El porcentaje de personas mayores de 65 años, pasó del 20% al 31% en las últimas cuatro décadas y crecerá hasta el 58% hacia 2060, conforme proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

La Argentina va a contramano del mundo, que eleva las edades jubilatorias en función del aumento de la expectativa de vida.

Esta es una medida que, sin lugar a dudas, responde a la necesidad imperiosa del oficialismo y radicales de seguir con su festival populista.

El contexto argentino es absolutamente dramático y tal gravedad no soporta más los parches populistas que no hacen otra cosa que empeorar la situación y dilatar la necesaria e impostergable reforma del sistema previsional.

Seguir gobernando con este tipo de disparates es desatender las reales preocupaciones ciudadanas y priorizar únicamente un plan electoral de corto plazo, hipotecando millonariamente a las nuevas generaciones.

El populismo prospera cuando los partidos tradicionales están desprestigiados hasta niveles escandalosos y este también es el caso.

Dejá tu comentario