Travesía Cultural | Travesía Cultural

17 de septiembre, Día del profesor

 

“Barcos en reposo” por Paul Klee Formen.

 

“De las astillas de las cátedras destrozadas por el despotismo, haremos tribunas para enseñar la justicia y predicar la libertad”.

 

 

El 17 de septiembre de 1894 falleció José Manuel Estrada, orador y escritor argentino, exponente de la docencia secundaria y universitaria. En homenaje a su hacer docente, a sus ideas, a su pasión por transmitir y enseñar, a construir el conocimiento, fue instaurado este día como día del profesor.

Había nacido en 1842. Realizó importantes estudios sobre historia, educación y política y se desempeñó como docente en escuelas secundarias y universidades, en donde era un férreo defensor de la libertad de cátedra.

Libertad, siempre la libertad, que permite ser hombres capaces de ver más allá de situaciones cercanas, nuevas situaciones que hacen al progreso de la persona y la sociedad.

Estrada supo dar importancia a la reflexión sobre la propia práctica docente, a la necesidad de adaptarse a los cambios, a la importancia de la capacitación continua, cualidades de la inteligencia siempre vigentes.

Sabemos por experiencia que estos importantes conceptos son reconocidos por muchos docentes que hacen e hicieron de este trabajo su apasionada misión. Hemos compartido con ellos y valorado los esfuerzos en medio de difíciles problemáticas acerca de la educación.

Estas cualidades fueron expuestas y concretadas por Estrada y, precisamente por su defensa, fue destituido de sus cargos en 1884, lo que causó revuelo y repudio entre sus alumnos. En ese momento Estrada les dijo: "De las astillas de las cátedras destrozadas por el despotismo, haremos tribunas para enseñar la justicia y predicar la libertad".

Maravillosa sentencia.

Cuánto valor tiene esta expresión. Nos queda en la emoción recordar a prestigiosos hombres que como él supieron elevarse del común denominador para ser una luz en defensa de valores que alientan la rica herencia.

Falleció un 17 de septiembre de 1894, joven, a los 52 años, víctima de una enfermedad. Sus restos descansan en el Cementerio de la Recoleta. Su sepulcro fue declarado monumento histórico.

¡Homenaje a su personalidad! ¡Felicidades a los profesores!

¡Sigamos su ejemplo!

Para los profesores en su día presentamos un bello poema del español Gabriel Celaya, poeta de la generación literaria de posguerra. Nació en Hernani, Guipúzcoa, 18 de marzo de 1911. Murió en Madrid, 18 de abril de 1991.

 

“Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca…”

 

 

Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca…
Hay que medir, pensar, equilibrar…
y poner todo en marcha.

Pero para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar,
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño,
irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que, cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada.

 

¡Felicidades,  profesores!

 

Susana Quiroga 

Dejá tu comentario