Jujuy | sesión |

El resultado de las elecciones retumbó en la Legislatura

La oposición le enrostró al oficialismo el moderado margen con el que se impuso, la pérdida de bancas, exigió más control y el avance hacia una reforma electoral. “Las colectoras son un escándalo”, señalaron desde el PJ.

“Están molestos, la gente les puso un freno”, dijo la diputada Débora Bracamonte, afuera del recinto de la Legislatura de Jujuy, donde los diputados provinciales retomaron su actividad luego de un parate muy criticado, que obedeció a la campaña política. 

Bracamonte fue la crítica más enérgica del gobierno, aunque no la única, en el regreso de la actividad. 

“Fue un abuso y una vergüenza la cantidad de recursos públicos que se han usado, sin esconderse y hasta última hora, incluso por el propio gobernador, para cambiar o comprar voluntades. A pesar de eso, la gente votó menos legisladores del oficialismo. Quiere control”, resumió la legisladora que obtuvo la reelección en su banca y seguirá siendo diputada por cuatro años más.

“Esta elección fue un llamado de atención muy fuerte para ellos, porque el peronismo se ha puesto de pie y que se está preparando para recuperar el poder, como es el objeto de todo partido político”, dijo por su parte el diputado Alberto Matuk, integrante del bloque justicialista, quien abandonará su banca en la Legislatura a partir del 10 de diciembre.

Matuk junto a la diputada Natalia Morales de la izquierda, abogó por una reforma en el sistema electoral que se utiliza en Jujuy, apuntando contra el viejo modelo sábana de los votos, el piso del 5% del padrón para sumar representación parlamentaria y las listas colectoras. 

Por todas estas razones, abogaron por una reforma político – electoral. 

“Las colectoras son un escándalo”, dijo Matuk, mientras que Morales aportó un dato: el 43% de los vecinos de San Salvador de Jujuy que concurrió a votar, eligió opciones que se quedaron sin representación en el Concejo Deliberante por el piso del 5% que impone el código electoral de la provincia.

La norma puede explicarse de la siguiente forma: para que un candidato pueda acceder a una banca en la Legislatura o en el concejo deliberante su partido o frente debe obtener una cantidad de votos superior al 5% del total del padrón electoral.

Esto hace que candidatos de minorías o partidos locales obtengan mucho apoyo, pero se queden afuera en el reparto de cargos por no superar esa barrera. Los partidos tradicionales, como la UCR o el PJ, por su estructura, suelen romper con mayor facilidad esa limitación. 

Por otro lado, el oficialismo evitó explayarse sobre el resultado de la elección. 

Sólo lo hizo el presidente del bloque oficialista, Alberto Bernis, quien tuvo un lapsus cuando pedía que, pasadas las elecciones, la oposición acepte los resultados y deje gobernar a los electos. 

“Todos somos responsables de algún desprestigio o virtud que se pueda tener en la gestión pública”, dijo Bernis, en un reconocimiento implícito del descrédito que tiene buena parte de la clase dirigente frente a la sociedad.

En la sesión se aprobó una ley que avala la sesión de tierras por parte del ingenio Ledesma al estado provincial, y tomaron estado parlamentario, entre otros proyectos, un pedido de autorización del gobierno para tomar un crédito por 75 millones de dólares para la terminación de la obra del tren, y el decreto que firmó el gobernador Morales para pasar a planta permanente a 5.800 contratados. 

 

 

Temas

Dejá tu comentario