Jujuy | ISJ | seguro obligatorio isj

Problemas financieros en la obra social de los empleados públicos

El Instituto de Seguros de Jujuy arrastra deuda con médicos y prestadores de otros servicios, como las farmacias que ofrecen descuentos en medicamentos; el Colegio Médico advirtió preocupación por la mora mientras que el gobierno reconoce la situación y asegura que la devaluación del peso aumentó súbitamente los costos, aunque no transparenta información financiera del organismo.

  • El ISJ, obra social de los empleados públicos de Jujuy, atraviesa una crisis financiera.
  • Arrastra una deuda de al menos dos meses con los prestadores de servicios.
  • El gobierno asegura que la devaluación del peso provocó un desequilibrio en los costos, aunque no se blanquean balances ni información financiera.

La obra social que garantiza la atención médica para la totalidad de empleados públicos, jubilados y adherentes de otros sectores, vuelve a dar indicios concretos de su crisis financiera.

Según alertaron hace una semana desde el Colegio Médico de Jujuy existe un retraso de hasta dos meses en el pago de las prestaciones a los profesionales.

El último martes 19 de noviembre el ministro de hacienda Carlos Sadir reconoció que existen problemas, aunque explicó que el desequilibrio se produjo por el aumento en los costos de medicamentos y algunas prestaciones – que no especificó – derivado de la devaluación reciente del peso.

El Instituto de Seguros de Jujuy (ISJ) es un organismo autárquico, estatal pero con autonomía financiera, que tiene a su cargo, entre otros fines, la prestación de los servicios de salud de los empleados públicos. Está regulado por la ley provincial 4.282.

Aunque de modo impreciso, el gobierno asegura que son 85 mil los empleados públicos provinciales. A cada uno de ellos se le descuenta el 4% de sus haberes para financiar al organismo.

Paralelamente, del total de la masa salarial el gobierno está obligado por ley a aportar el 6% para completar el financiamiento del ISJ.

Así, según cálculos preliminares realizados con la información disponible, el Instituto se aseguraría un ingreso mensual cercano a los 180 millones de pesos. Así, según cálculos preliminares realizados con la información disponible, el Instituto se aseguraría un ingreso mensual cercano a los 180 millones de pesos.

Hay dirigentes sin embargo que dudan que esos fondos frescos lleguen efectivamente a manos de las autoridades del ISJ. El agente de retención es la tesorería de la provincia, que convive con problemas de liquidez, sobre todo a esta altura del año donde los recursos de la coparticipación federal se han agotado.

La ley indica que el 30 de junio de cada año, las autoridades del ISJ deben presentar un balance del ejercicio. Ese mismo trabajo debe llegar 90 días después, en septiembre, a Casa de Gobierno para su aprobación.

En caso de que dicho trámite se cumpla, las autoridades evitan difundirlo.

La última aparición pública de los integrantes del directorio se dio ante la polémica por la imposición de un seguro de vida obligatorio, que generó una repentina caja, a la que muchos empleados se opusieron.

Allí su presidente, Pablo Giachino, brindó una escueta explicación, asegurando que el seguro estaba contemplado en la ley y que su gestión había decidido hacer efectivo ese derecho. Fue cuestionado sin embargo por quienes calificaron como ilegal su imposición obligatoria, señalando los mandatos del código procesal civil que impide la “venta solapada” de un servicio (el seguro) en otro (la salud).

giachino isj.jpg

Respecto de la crisis financiera de la entidad y la deuda con los prestadores, Giachino no se expresado públicamente aún.

Profesionales de la kinesiología, también prestadores del ISJ, dejaron trascender la posibilidad de realizar una convocatoria en las escalinatas de la oficina central, en calle Alvear, para manifestar su preocupación por la mora. Sería este jueves.

Dejá tu comentario