Política | Facundo Manes | Sergio Massa | Gerardo Morales

Las diásporas de PJ a medida de Morales

Antes del anuncio de la necesidad de reforma, Morales ya estaba en campaña, ocurre que la reforma nada tiene que ver con la necesidad de los jujeños o de la institucionalidad de la provincia, esta reforma tiene su génesis en la veleidades de Morales por llegar a integrar alguna fórmula presidencial como candidato a vicepresidente.

Cuando decimos alguna, es porque el abanico de posibilidades es por demás amplio, desde la eventualidad de acompañar a Sergio Massa, pasando por alguno de los presidenciales del PRO, hasta hacerle la segunda a Facundo Manes.

Todo es posible, pero para esto Morales debe enfrentar varios escollos, el primero y quizás el más importante es su falta de credibilidad, las desconfianzas que genera para propios, y extraños se acrecientan con cada movimiento que realiza el aspirante a la vicepresidencia.

A esto tenemos que sumarle un partido que está sufriendo fracturas internas producto fundamentalmente de un liderazgo dudoso de Morales, por donde pasa lejos de dejar una UCR solida y unida produce fracturas, por ejemplo en provincia de Buenos Aires, Chubut y Salta, solo como muestra.

Ser tan resbaladizo se nota mucho, y la misma desconfianza que genera entre la dirigencia de Juntos por el Cambio también llega a distintos sectores de la sociedad, lo que explica el paupérrimo 3% de intención de voto.

Esto último no es político, sino que se desprende distintos focus group que permanentemente realizan las encuestadoras nacionales, donde según comentan en distintos ámbitos, el lenguaje corporal no intencional de Morales, transmite una persona mendaz, esas sensaciones llegan indefectiblemente a los electores.

Para levantar su puntería, y escorar su discurso hacia la derecha, Morales pretende esta reforma llena de títulos vacíos de contenido, títulos que merced a generosas publinotas logró aparecer en algunos medios nacionales, pero solo eso, títulos que intentan lograr un posicionamiento que hoy le es esquivo.

Por supuesto que también es imprescindible ganar la elección, y reformar la constitución con dos objetivos centrales apartados de su campaña a vicepresidente, el primero darle rango constitucional al Ministerio Publico de la Acusación, y el segundo dejar al menos la puerta abierta para un eventual tercer y cuarto mandato.

Para este cometido no solo necesita activar y poner en marcha su maquinaria electoral, que se sustenta en los 120000 planes sociales que están bajo su estricto control, sino que además necesita el invaluable concurso de los socios tributarios del Partido Justicialista.

Morales tiene que lograr que el PJ se divida en la mayor cantidad de diásporas posibles, a mayor dispersión es mayor la posibilidad de dominar a gusto y placer la convención.

El piso del 5% en este esquema, es fundamental, mientras más divida esté la oposición mejor para Morales.

Lo concreto es que Partido Justicialista de Rubén Rivarola ya está trabajando en esta encomienda, dicen en la sede de 19 de Abril que por lo menos ya hay dos listas dispuestas a competir, una que sería la denominada oficial, solo una denominación, ya que todas las listas que surgen de la sede partidaria serán tratadas y asistidas de la misma manera, ya que todas persiguen el mismo objetivo, facilitarle a Morales una nueva carta magna a su exacta medida.

También se comenta a viva voz que Rodolfo Tecchi, el de los sanguchitos, también estaría dispuesto a contribuir con la causa Morales. La ventaja que tiene es la de estar en campaña hace ya varios meses, usando el sello y los recursos de la UNJu para costosas gigantografías en las calles de la ciudad, un programa en la televisión abierta y la posibilidad de recorrer la provincia con autodenominado Consejo Social de la UNJu, que hasta ahora lo único que mostró es a Tecchi en modo campaña.

Es en el propio Rectorado de la casa de altos estudios donde sostienen que este no sería el único servicio que le brinda Tecchi al gobernador Morales, sin dar demasiados detalles lo sindican como un “caza arrepentidos…” sin precisar los motivos del nuevo mote del ex rector.

Este sainete no termina, en los próximos días seguramente seguirán apareciendo nuevos y nuevas dirigentes con la firme voluntad de seguir fracturando al Partido Justicialista, simplemente porque así lo quiere Morales y Rivarola.

Dejá tu comentario