Mundo | brasil | ALBERTO FERNÁNDEZ

Bolsonaro mandará a su vicepresidente a la asunción de Alberto Fernández

El mandatario de Brasil no se comunicó con el presidente electo. La delegación de Fernández busca incrementar los acuerdos comerciales con México, la segunda economía de América latina.

  • El vicepresidente de Brasil, el general retirado Antonio Hamilton Mourau, asistirá a la asunción de Alberto Fernández, según le comunicaron al presidente electo.
  • En la comitiva argentina creyeron ver en este gesto más que un cambio de actitud de parte de la gestión de Jair Bolsonaro, una interna creciente dentro de la administración brasileña respecto a las actitudes del presidente en política exterior.

En medio de su viaje a México, Alberto Fernández recibió la noticia de que el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourão, será el enviado de ese país a las ceremonias del recambio presidencial argentino, previstas para el 10 de diciembre.

La noticia podría parecer un relajamiento de la tensión con Jair Bolsonaro, que creció hasta niveles inéditos desde que el candidato del Frente de Todos se impuso en las elecciones hace diez días, pero en el equipo de Fernández no lo ven así. “De hecho, el que llamó para avisar que vendría el vice fue un asesor de la presidencia. No nos llamó Bolsonaro”, apuntó uno de los dirigentes que acompañan a Fernández en la visita a México, que comenzó el sábado y que el lunes tuvo su punto más alto, con un largo encuentro entre el mandatario electo y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.

El distanciamiento entre Fernández y Bolsonaro creció luego de las PASO y se convirtió en un abismo cuando el Frente de Todos ganó en primera vuelta en las elecciones del 27 de octubre.

Desde ese día, el jefe del Estado brasileño comenzó una escalada en la que amenazó con romper el Mercosur y aseguró que no vendría a la asunción de Fernández. En Brasilia aseguran que lo que enfureció a Bolsonaro fueron las repetidos llamados de Fernández -uno de ellos ocurrido el mismo día de la elección- para que la Justicia libere a Lula Da Silva, el ex presidente de Brasil preso como resultado de causas de corrupción.

Aunque tiene un perfil más bajo que el del jefe del ejecutivo en Brasilia, Mourão también es un duro. General retirado del ejército, suele defender la actuación de los militares durante la dictadura brasileña que gobernó hasta los ‘80 y fue sancionado cuando criticó el gobierno de Dilma Rouseff, la sucesora de Lula que terminó destituida.

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario