Mundo | afganistán | Sismo | tragedia

Se extiende la tragedia del sismo en Afganistán: los sobrevivientes no tienen agua ni comida

Tormentas y deslizamientos de tierra demoraron la llegada de ayuda humanitaria a una de las regiones más pobres del país.

El sismo de magnitud 5,9 que golpeó el miércoles la zona del este de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán, dejó más de mil muertos, 3.000 heridos y miles de damnificados.

En algunos de los distritos más afectados, aldeas enteras quedaron arrasadas y los supervivientes dicen que ni siquiera encuentran palas necesarias para enterrar a los muertos.

"No hay mantas, no hay carpas, no hay refugios. Todo nuestro sistema de distribución de agua está destruido. Todo está devastado, las casas están destruidas. Literalmente no hay nada para comer", contó a un equipo de la AFP Zaitullah Ghurziwal, de 21 años, en una aldea de la provincia de Paktika.

image.png
Foto: AFP

Foto: AFP

Las autoridades estiman que cerca de 10.000 casas fueron destruidas, una cifra muy alarmante en una zona donde un hogar promedio alberga a 20 personas.

Desde el miércoles, se han producido varios temblores. Cinco personas murieron este viernes por la mañana por uno de ellos en Gayan.

La remota ubicación de esa región de Afganistán y la meteorología han complicado las misiones de rescate. Las lluvias provocaron deslizamientos de terreno, lo que ralentizó la llegada de las ayudas.

Las comunicaciones también fueron afectadas, ya que el sismo tumbó torres de telecomunicaciones y el tendido eléctrico.

Aun así, al menos siete camiones del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, cargados con tiendas y comida, llegaron el viernes por la mañana a la aldea de Wuchkai, en Gayan, tras un día de viaje desde Kabul, observaron periodistas de la AFP.

image.png
Foto: AFP

Foto: AFP

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) también estaba presente en la zona, con dos camiones cargados de tiendas y medicamentos.

El desastre supone un desafío logístico para el gobierno talibán de Afganistán, aislado internacionalmente por su régimen islamista radical que discrimina en particular a mujeres y niñas.

El país perdió la ayuda exterior de la que dependía e incluso antes del desastre ocurrido el miércoles la ONU advirtió sobre una crisis humanitaria que se cernía sobre la totalidad de la población.

El sismo generó una ola de solidaridad desde el exterior, pero crecen las preocupaciones sobre cómo será utilizada esta ayuda.

FUENTE: Ámbito

Dejá tu comentario