Jujuy | Adicciones | consumo | Salud mental

En Jujuy se atendieron 6.000 consultas por adicciones en niños, durante el último año

El responsable del área Salud Mental y Adicciones de la provincia dijo que no todas ellas fueron por problemas de consumo.

  • El titular de la Secretaría de Salud Mental y Adicciones de la provincia indicó que los servicios son muy concurridos.
  • Se atiende a pacientes o consultas de personas entre 15 y 55 años de edad.

Agustín Yécora, Secretario de Salud Mental y Adicciones de Jujuy, contó que el año pasado se atendió a 6.000 niños en distintos niveles; “muchas veces son consultas u orientación, no necesariamente porque tengan problemática de consumo ”.

Asimismo, durante 2021, se atendió en total a 107.000 personas que, de acuerdo al profesional, “es casi un tercio de la población de Jujuy; entre esas personas hay niños que representan un tercio, menores de 18 años. Nuestro mayor grueso de atención de todas las patologías está entre los 15 y los 35 años, habiendo picos en mayores de 55 años, pero esos picos varían dependiendo de las patologías”.

Los números fueron aumentando, de acuerdo a Yécora, porque aumentó la oferta de atención; “cuando empezamos decíamos a los equipos que los servicios nuevos que abramos se llenarían. Efectivamente, así sucede y seguirá sucediendo”.

Consumo en las escuelas: "se consume hace más de 15 años y la edad de inicio fue bajando"

Continuidad de cuidados

Yécora dijo que la internación de personas está garantizada, pero que por muchos años se creyó que era la única estrategia terapéutica. Actualmente, explicó, la Ley de Salud Mental no la desconoce como tal sino que también habilita otro tipo de estrategias

“Lo único que garantiza efectividad, hablando de consumo de sustancias, es garantizar la continuidad de cuidados”, dijo.

Ni siquiera la internación garantiza la efectividad de un tratamiento”, sostuvo el profesional.

Asimismo, comentó que hay personas que pueden tener más de diez internaciones y continuar sin sanar, aunque no representan la mayoría de los casos. Anteriormente se vinculaba solamente la estrategia terapéutica a la internación, y cuando la persona egresaba de la misma, se esperaba que continuara su vida, pero en la actualidad, de acuerdo a Yécora, se busca la continuidad a lo largo de toda la vida y en distintas etapas “donde se avanza y retrocede”.

Asimismo, sostuvo la importancia de trabajar con las familias, las personas y el entorno, entendiendo que una recaída y posibles re internaciones “son parte de la historia de la enfermedad, que va a pasar, y que haya una recaída no quiere decir que el tratamiento fue un fracaso”.

Internación voluntaria e involuntaria

Por otro lado, el referente de Salud Mental explicó que aunque un menor de 18 años decida internarse, aun se considerará la situación como una internación involuntaria ya que hay obligación de informar a la Justicia que una persona fue restringida de su libertad por tener un problema de salud, para que se garanticen los derechos de esa persona.

“Antes ordenaban la internación; hoy, lo que hacen es garantizar que se dé en un contexto basado en derechos”, comentó.

adicciones3.webp
Fuente: Google

Fuente: Google

Consumo en escuelas

En otro momento de sus expresiones, el titular de Salud Mental y Adicciones se refirió al consumo de estupefacientes en instituciones educativas, indicando que las mismas no son un punto de inicio pero son un lugar de consumo.

“Hoy no podemos afirmar que a la escuela se vaya a consumir; lo que sabemos, hace más de 15 años, es que se consume en las escuelas y que la edad de inicio de consumo se fue reduciendo”, dijo.

Además, sostuvo que las escuelas y colegios son un lugar importante para la prevención, y que la escuela es una caja de resonancia, ya que allí ocurre lo que sucede en la comunidad. Destacó la necesidad de tratar la temática como comunidad; “que una persona consuma en la escuela hay que trabajarlo, pero desde alojar a esa persona, no de expulsarla, que es la primera reacción que tenemos. Al expulsarla de la escuela aumentamos esa brecha, ese estigma, y perjudicamos a la persona para que en algún momento pueda superarlo”.

No decimos que a la escuela se vaya a consumir pero aparece gente que lleva; el “Último Primer Día” es un hecho que viene sucediendo desde hace mucho tiempo, y vienen sucediendo cosas que lo que nos dicen es que tenemos que acercarnos a los adolescentes para poder trabajar y disminuir esta brecha y facilitar el acceso”, afirmó.

adicciones1.jpg
Fuente: Google

Fuente: Google

Dejá tu comentario