Jujuy | Vecinos | barrio 12 de octubre | robos

Abandonados por la policía, vecinos del barrio 12 de Octubre custodian las calles

Realizan el trabajo que la fuerza no concreta, y exigen instalar una casilla con un efectivo en la zona.

  • La inseguridad en barrio 12 de Octubre, de acuerdo a los residentes, no es una preocupación para la policía, por lo que deben ellos mismos custodiar el lugar.
  • Consideran que no deben realizar esa tarea y exigen que se instale una casilla de vigilancia con un policía.

En un video publicado recientemente por JujuyalMomento se ve el instante en que vecinos de Puesto Viejo atrapan a un delincuente.

En Perico, la inseguridad es cosa de todos los días.

En Monterrico, la cantidad de robos aumenta a la par que el temor de los residentes.

Todas estas situaciones tienen algo en común: la ausencia de policías, y de respuestas de la fuerza, a los pedidos de seguridad de los vecinos.

En barrio 12 de octubre, de la capital jujeña, esa falta de efectivos llevó a que los mismos residentes patrullen la zona y actúen poniendo en riesgo sus vidas.

Emiliano es uno de los residentes que, junto a un grupo de amigos, recorre su calle por la noche, atentos a ladridos de perros y ruidos que los alertan de la presencia de delincuentes. Llevan dos años haciéndolo, y considera que los hechos delictivos se redujeron, pero no se solucionó la problemática del barrio. Evitaron robos, asaltos, y recuperaron algunas cosas sustraídas, “pero no tendría que ser así. Propusimos que se ponga una garita en una esquina, en un sitio estratégico, con un policía, y nos dijeron que no era tan productivo, sino que es mejor el recorrido. Pero lo hacen a la tarde, no a la noche”, dijo.

Zona liberada

Francisco, otro de los vecinos del lugar, sostuvo que los hechos de inseguridad son cosa de todos los días; el último robo ocurrió el domingo 25 a la mañana, cuando un residente salía a trabajar a primera hora de la mañana y fue golpeado y asaltado por delincuentes.

Se roban motocicletas de las puertas de domicilios, los ladrones andan por los techos, personas deambulan a las 3 o 4 de la mañana tocando puertas o marcando casas, se ofrecen para cortar pasto o venden paltas y se fijan la cantidad de habitantes y la seguridad que tiene ese domicilio, si hay cosas de valor o no.

Y todo ocurre muy cerca de Seccional 6°, donde cuando se reportan hechos delictivos, los policías dicen que “no tienen lapiceras para las denuncias, que no tienen móviles ni nafta. Entendemos la situación económica pero no cumplen con las expectativas de los vecinos. No es un barrio grande pero los hechos de inseguridad son mucho más grandes que el barrio”.

image.png

Las autoridades, de acuerdo a Francisco, prometen constantemente que solucionarán la problemática, envían patrullas y policías que se ven durante algunos días pero luego desaparecen. Los delitos tienen ciclos; “no son personas del barrio, y pueden considerar que esta es una “zona liberada”. Cada dos meses recrudecen los delitos, hay dos o tres semanas de robos constantes, luego todo se tranquiliza y vuelve a empezar”.

A los vecinos les gustaría ser fuente de buenas noticias, pero no tienen esa suerte; “vivo al frente de comercios, estaban robando una pollería y llamé a la policía. Me preguntaron si el local era mío, les expliqué que no, y me contestaron que si no era mío no hacía falta que llamara. El ladrón robó, se fue, volvió y siguió robando, lo hizo en dos partes. La policía nunca llegó”, dijo Francisco.

image.png

Dejá tu comentario