Jujuy | Productores | Tabacaleros | Fondo Especial del Tabaco

Productores jujeños repudian el "lobby empresarial" de Tabacalera Sarandí para evadir tributos

La empresa administrada por Pablo Otero ha logrado eximirse del impuesto interno mínimo desde 2017, generando una pérdida para el erario nacional estimada en U$S2.000 millones que también repercute en el Fondo Especial del Tabaco, necesario para la subsistencia de los productores.

  • El lobby empresarial que desarrolló Tabacalera Sarandí surtió efecto y los artículos que modificaban la el impuesto mínimo salieron de la Ley Ómnibus.
  • Diputados que apoyaban las medidas del gobierno fueron señalados por favorecer los intereses de la empresa.
  • El Estado nacional pierde la oportunidad de recuperar fondos evadidos que repercuten en el monto final del FET.

Reclamos, chicanas, denuncias de lobby empresarial y acuerdos espurios con los diputados. Todos estos elementos coincidieron en el tratamiento de la reversionada Ley Ómnibus, específicamente en los artículos relacionadas a la industria del tabaco. Dos grandes actores se disputaron la continuidad o modificación de la legislación vigente: Massalin Particulares (filial local de la multinacional Philip Morris) y Tabacalera Sarandí, propiedad de Pablo Otero, conocido como “El Señor del Tabaco”.

FotoJet (6).jpg

Actualmente el dominio sobre el mercado de cigarrillos se disputa entre ambas, aunque hace menos de una década la dueña de Red Point y Kiel no superaba el estatus de PyME. Fue una medida cautelar que le eximió de un pesado tributo sobre cada paquete vendido que le permitió ganar terreno en base a un ahorro multimillonario, abaratando sus productos y amortizando los gastos. En términos porcentuales, Sarandí avanzó del 18 al 45 de presencia en el mercado en un corto período de tiempo.

Cuando las bases y puntos de partida para la libertad de los argentinos, amenazaron con retornar a un esquema ecuánime, Otero activó infinidad de mecanismos para seguir omitiendo el impuesto interno mínimo, se rumorea que varios diputados que habían manifestado su apoyo al paquete de leyes cambiarían de voluntad “si esos artículos no eran quitados”, hasta el multimedio Clarín escribió acerca de la presión que el empresario ejerció sobre periodistas encumbrados para que no toquen el tema como Marcelo Longobardi y Diego Cabot. Finalmente el gobierno decidió retirar dichos artículos, aún a costa de perder una cuantiosa suma de fondos.

Embed - Ley ómnibus: conflicto en el sector tabacalero

“Inexplicable lo que paso, veníamos de un gobierno cuya bandera originaria era la lucha contra las mafías y la corrupción y de golpe sacamos un capítulo importante, no solamente para el sector tabacalero, para el gobierno mismo, esta empresa Sarandí les debe 2.500.000.000 de dólares al fondo especial del Tabaco y al gobierno nacional ”, se quejó en Radio 2 el productor jujeño Martín Berardi, marcando el perjuicio que significa para los eslabones más débiles de la cadena comercial. A modo de ejemplo, señaló que “la defraudación”, de Tabacalera Sarandí representaba una pérdida de $100 por kilo mensual de los fondos que deberían llegar en a través del FET.

Este señor se nos queda con $100 por kilo aproximadamente, es la diferencia entre ser rentable o no… A grandes rasgos, es como si el gobierno nacional dejara de recaudar $1000 por kilo Este señor se nos queda con $100 por kilo aproximadamente, es la diferencia entre ser rentable o no… A grandes rasgos, es como si el gobierno nacional dejara de recaudar $1000 por kilo

Aún habiendo formado parte del gobierno macrista, el ingeniero Berardi reconoció que la ley original que motivó las cautelares interpuestas por la empresa de Otero “era injusta ya que obligaba a todas las fabricantes de cigarrillos a pagar un mínimo en función de las marcas más vendidas”, es decir que no se discriminaba entre el costo de los productos, por lo tanto el estándar perjudicaba a las compañías pequeñas. Fueron muchas las firmas que se presentaros en la justicia, pero en el caso particular de Tabacalera Sarandí habría existido un exceso por parte de los magistrados, quedando en una suerte limbo tributario, con la facultad de no depositar nada.

“Esa ventaja lo reposicionó, con ganancias extraordinarias, ganándose el odio de otras cigarrilleras, incluso dejando otras marcas chicas fuera de competencia”, describió Berardi sobre el impacto producido en los últimos ocho años, antes de una declaración contundente contra la clase política que se prestó a los intereses de Otero “los grandes defensores de ese lobby son diputados que se mostraban al lado de un montón de gente honesta, hoy nos damos cuenta que no era así”

Había una expectativa grande porque los 2 proyectos presentados corregían la inequidad de lo hecho por la Ley Massalin y obligaba a todos los sectores en función de lo que producían… El lobby empresarial coptó la justicia, funcionarios públicos y medios de difusión Había una expectativa grande porque los 2 proyectos presentados corregían la inequidad de lo hecho por la Ley Massalin y obligaba a todos los sectores en función de lo que producían… El lobby empresarial coptó la justicia, funcionarios públicos y medios de difusión

Dejá tu comentario