Nacionales | PANDEMIA | Educación | Conclusiones

Educación en pandemia: cuatro de cada diez alumnos necesitan ayuda para hacer los deberes

Es una de las conclusiones de un informe realizado en tiempos de pandemia por el Observatorio Argentinos por la Educación.

  • El 52,2% de los alumnos/as destina más de 3 horas a sus actividades escolares. Uno de cada diez dedica más de 6 horas.
  • 4 de cada 10 alumnos necesitan acompañamiento constante de un adulto. Esto genera una demanda familiar adicional a la requerida normalmente, y muchos adultos deben añadir a sus tareas del día estar presentes constantemente para asistir a sus hijos.
  • Solo en el 11,5% de los casos los alumnos fueron evaluados mediante pruebas o exámenes durante el período transcurrido desde el inicio de la pandemia.

image.png

En medio del aislamiento por la pandemia de COVID-19, cuatro de cada diez alumnos (el 38,5 %) de escuelas primaria necesitan acompañamiento constante de un adulto para resolver las actividades escolares. Esta fue una de las conclusiones del informe “Tiempo destinado a actividades escolares y acompañamiento de adultos”, realizado por Mariano Narodowski, Víctor Volman y Federico Braga, integrantes del Observatorio Argentinos por la Educación.

Según se detalla en la página web del Observatorio, el informe se realizó con base en una encuesta nacional a 262 familias orientada a relevar las prácticas escolares de continuidad pedagógica en el contexto de la pandemia de COVID-19.

Una de las conclusiones del informe fue que prácticamente todos los estudiantes (el 95,6 %) necesitan algún tipo de ayuda por parte de los adultos, y que, dentro de ese universo, el 38,5 % requiere asistencia en forma constante.

image.png

El trabajo da cuenta de que esta realidad genera una demanda familiar adicional a la requerida normalmente y supone una distribución desigual de oportunidades. Es que los hogares con mayor posibilidad de invertir tiempo, con espacios más amplios en la vivienda y con adultos de mayor nivel educativo, tienen más capacidad de acompañar a los niños y niñas que aquellos donde sus integrantes viven hacinados y los adultos tienen menor nivel educacional.

La cantidad de tiempo dedicado a las actividades escolares en el hogar muestra que la mitad de los alumnos destinan más de 3 horas por día a esas tareas. Específicamente, el 42,6% ocupa entre 3 y 6 horas, mientras que un 9,6% utiliza más de 6.

En el 95,6% de los casos, los alumnos y alumnas necesitan el acompañamiento de un adulto (a veces o de manera constante). Específicamente, el 38,5% del total requiere de la compañía permanente del adulto responsable, que a su vez debe añadir a sus tareas cotidianas la ayuda a los niños y niñas con las actividades escolares.

https://twitter.com/ArgxEdu/status/1296462651149692929

Otro de los tópicos que se analizaron es cuánto tiempo necesitan los y las pequeñas para hacer los deberes. En este sentido, concluyeron que el 52,2 % de los alumnos destina más de 3 horas por día a sus actividades escolares y que el 9,6 % –es decir, uno de diez– dedica más de 6 horas diarias.

image.png

En sus conclusiones, los profesionales destacaron que estos porcentajes ratifican que la continuidad pedagógica tuvo una distribución social desigual, condicionada sobre todo por la presencia de conexión y dispositivos, la capacidad del hogar y el esfuerzo escolar.

En cuanto a la conexión con las y los maestros, los resultados arrojaron que el 61,4 % aseguró recibir siempre correcciones o devoluciones de un docente y sólo el 10,6 % dijo no tener devolución de sus maestros.

Solo en el 11,5% de los casos los alumnos fueron evaluados mediante pruebas o exámenes durante el período transcurrido desde el inicio de la pandemia. En tres de cada cuatro casos se está optando por una calificación conceptual (y no numérica) lo que estaría indicando una opción pedagógica por las evaluaciones de proceso y no de resultados. “Esta señal es interesante y muy auspiciosa en el sentido de que las escuelas parecen reconocer que esta situación de educación remota no sustituye la vieja normalidad escolar y requiere de adaptar dispositivos didácticos a nuevos contextos”, expresa el informe.

image.png

Carlos Horacio Torerrendel, profesor de Política Educativa e Historia de la Educación, reflexionó sobre las conclusiones del estudio y alertó sobre la necesidad de potenciar la autonomía entre los y las estudiantes. “Cuando el docente construye su propuesta virtual, sigue armando una actividad que lo supone a él o a un adulto como soporte. Los chicos no han adquirido el hábito de la autonomía cuando trabajan presencialmente; además, la tarea que se les encomienda virtualmente se adapta a esta concepción de dependencia del alumno del maestro o adulto. El mundo digital brinda posibilidades muy fuertes para desarrollar la autonomía de los alumnos y nuestra escuela no las está aprovechando”.

Por otro lado, se verifica la desigual distribución de oportunidades: “Aquellos hogares con mayor posibilidad de invertir tiempo, con espacios más amplios en la vivienda y con adultos de mayor nivel educativo tienen sin duda mayor capacidad de acompañar que hogares hacinados y con adultos con menor nivel educacional”.

image.png

Encuesta on line

De acuerdo a los datos consignados en la página del Observatorio, la encuesta se realizó entre el 24 de junio y el 3 de julio, y fue respondida por familias sobre la base de una muestra representativa a nivel nacional de escuelas primarias comunes de gestión estatal en ámbitos urbanos.

La información fue recogida en línea, es decir que los resultados corresponden a hogares con conexión a internet.

image.png

Dejá tu comentario