Nacionales | MACRI | UCR | Juntos por el cambio

Sin la presencia de Macri, Juntos por el Cambio debate sobre políticas sociales

La Mesa Nacional de JxC se reunirá en un club de San Justo para escuchar a especialistas de las fundaciones partidarias. Especulan que la ausencia del ex presidente será para evitar roces con la UCR

¿Por qué no irá Mauricio Macri al nuevo encuentro que hará esta mañana la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio? “Hace mucho tiempo que avisó que no iba a poder participar”, dijo a Infobae uno de sus allegados. El ex presidente iba a partir este viernes a Arabia Saudita y Qatar, aunque el viaje se postergó una semana. Entonces, ¿por qué no va a ir a la reunión de hoy de JxC? “Porque no va”, fue la evasiva respuesta. ¿Su ausencia será para evitar posibles roces luego de que pidió a sus colegas del PRO “diferenciarse” de la UCR?

Será el dato sobresaliente de la reunión de la conducción nacional de JxC en un club de San Justo, en el partido de La Matanza, que estará centrado en las políticas sociales. A las 9.30, los representantes de las fundaciones de los cuatro partidos (PRO, UCR, Coalición Cívica y Encuentro Republicano) darán su diagnóstico sobre el tema y luego, a las 11, habrá un intercambio de opiniones con los dirigentes. Está previsto que cerca del mediodía se haga la foto grupal y ya se anticipó que no permitirán que el periodismo presencie las deliberaciones (¿dejarán a los periodistas a la intemperie, con 10 grados de temperatura? ¿Será para que no haya testigos de posibles momentos de tensión?).

Concurrirán dirigentes del PRO como Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Diego Santilli, Cristian Ritondo y Federico Angelini; integrantes de la UCR como Gerardo Morales, Alfredo Cornejo, Mario Negri y Luis Naidenoff; exponentes de la Coalición Cívica como Maximiliano Ferraro, Juan Manuel López, Paula Oliveto, Héctor “Toty” Flores y Fernando Sánchez, y miembros del Encuentro Republicano Federal como Miguel Angel Pichetto y Ramón Puerta, además de representantes de la Mesa Federal de Juntos por el Cambio, legisladores nacionales y provinciales y los referentes en políticas sociales de la coalición opositora.

5IBKAI44I5BNZJ5QMYKCUTNF4E.webp

El de hoy será el reencuentro de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio tras el traumático contacto que mantuvo el 27 de abril pasado en el Instituto Hanna Arendt y que terminó con un comunicado en contra de una alianza electoral con Javier Milei, cuestionado luego por la jefa del PRO, Patricia Bullrich. Y se convertirá en el segundo encuentro temático de JxC de una serie propuesta por el titular de la UCR, Gerardo Morales, que comenzó a fines de marzo con un seminario sobre seguridad y lucha contra el narcotráfico, que tuvo lugar en Parque Norte.

Quizá la -por ahora- inexplicable ausencia de Macri sea un aporte a la paz interna. Hace diez días, en un almuerzo de los máximos líderes del PRO, el ex presidente planteó enérgicamente que el partido “no se deje manejar por la UCR en el Congreso, como sucedió en las últimas votaciones” e incluso advirtió: “Tenemos que diferenciarnos y no seguir cayendo en la trampa del radicalismo”.

El ex jefe del Estado estaba molesto por proyectos como el que fija el marco regulatorio del cannabis medicinal y cáñamo industrial, apoyado por Morales porque beneficia a la provincia que gobierna, Jujuy, que fue aprobado en la Cámara de Diputados con respaldo de la UCR y rechazos y abstenciones por parte del PRO y de la Coalición Cívica. ¿El motivo? Crea más estructura estatal y fija una suerte de impuesto. Macri les recordó a sus colegas partidarios que en Juntos por el Cambio existía un acuerdo por el cual se comprometieron a “no votar nuevos impuestos ni aumentos de los actuales y tampoco aprobar ninguna iniciativa que apunte a agrandar el tamaño del Estado”.

La postura tajante de Macri causó reacciones en privado (como un Zoom de los diputados de la UCR convocado de urgencia ese mismo día), pero nadie le contestó públicamente. Morales decidió no decir una palabra para no acentuar las tensiones en JxC. Pero 72 horas después pareció responder con una foto de alto voltaje político: el líder radical y los otros dos gobernadores del partido, Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza) posaron con Rodríguez Larreta en la capital correntina para firmar un convenio de promoción turística.

El jefe de Gobierno porteño no comparte la ofensiva antirradical de Macri -planteó que puede afectar la unidad opositora cuando el ex mandatario expuso su dura posición en el almuerzo del PRO- y, si se convierte en candidato presidencial para 2023, apuesta a consolidar la coalición con la UCR, la Coalición Cívica y otras fuerzas que le garanticen un 70% de apoyos para hacer las reformas necesarias en el país.

En el radicalismo creen que Macri quiere romper JxC y echarle la culpa a Morales para poder aliarse con Milei. Cerca del ex presidente lo niegan y advierten que sólo le habla al PRO para que refuerce su identidad y vuelva a representar “el cambio que quiere la gente”.

Lo cierto es que la ausencia del ex presidente en La Matanza diluirá un escenario de nuevas tensiones internas. Anoche, algunos dirigentes bromeaban por el lugar de reunión: será en un natatorio de San Justo. “¿Lo eligieron para que salgamos a flote luego de nuestras peleas?”, dijo entre risas un referente opositor. Otros se lo tomaron más en serio. Saben que si en 2023 no ceden los enfrentamientos, Juntos por el Cambio puede terminar sin aire y chapoteando ante un electorado que preferirá nadar en aguas más serenas.

FUENTE: infobae

Dejá tu comentario