Jujuy | Jujuy | uocra | construcción

Jujuy ya tiene unos 8.000 trabajadores desempleados en la construcción

Según datos de UOCRA seccional Jujuy ya son alrededor de 8.000 los desempleados en la construcción. La retracción del empleo se debe en gran parte a la decisión del gobierno nacional de desfinanciar la obra pública.

La contracción del empleo en la construcción avanza en el norte argentino, tras la decisión del Gobierno nacional de terminar con la obra pública y por los elevados índices de inflación de los últimos meses que rompieron con todas las previsiones del sector.

Al cierre de la primera quincena de febrero, los desempleados de la construcción eran 6.000, según Ramón Neyra, secretario general de la seccional Jujuy de UOCRA, pero ese número se incrementó en los últimos días cuando el referente admitió que esa cifra ascendió a 8.000, tras una reunión con los integrantes de la Cámara Argentina de la Construcción jujeña.

De ese encuentro surgió también que solo están activos entre 2.000 y 2.500 obreros. Entre las obras que la Nación desfinanció se encuentran la construcción de viviendas en San Salvador, en Palpalá y en la localidad de Los Alisos; trabajos de renovación en la ruta nacional 34 y un desagüe pluvial de grandes dimensiones en Humahuaca.

construccion palpala (1).jpg

En la vecina Salta la situación es similar Juan Carlos Segura, titular de la Cámara de la Construcción, confirmó que a los 6.000 trabajadores desocupados de enero se les sumaron unos 2.000 más en los últimos días.

"Todavía nos deben certificados de obras de noviembre y diciembre, pero en enero y febrero no hubo avances ante la incertidumbre sobre cómo va pagar la Nación", contó. De acuerdo al empresario, habría interés desde el Ministro de Infraestructura de la Nación, en principio, para poner en marcha un modelo similar a un plan de ahorro para terminar con la construcción de viviendas.

Esta semana, el dirigente gremial de la UOCRA Salta, Rubén Aguilar, alertó que como contracara de este nivel de desocupación, se abrió un frente de conflicto en el ámbito de la obra privada -que absorbió parte de los nuevos desempleados- en donde se han registrado algunos abusos. "Algunos desarrolladores inmobiliarios están aprovechando la situación y están haciéndose la fiesta porque toman trabajadores pero 'en negro' y eso es inconcebible", manifestó.

En Tucumán la obra pública, que es financiada en un 90% por la Nación, casi ni se mueve, aunque los obradores más chicos ya han cerrado.

La Legislatura sancionó hace dos semanas una declaración de emergencia para el sector, para facilitar que el gobierno provincial destine recursos propios para evitar que los trabajos se paralicen pero la ejecución también depende, en gran medida, de los recursos con los que pueda contar por recaudación propia la gestión que conduce el peronista Osvaldo Jaldo, que mantiene una actitud dialoguista con la Casa Rosada.

Hasta el momento la ley no surtió efecto. Según David Acosta, secretario general de la UOCRA local, ya hay 3.500 desempleados en el sector, una cifra que tiende a crecer.

FUENTE: Con información de Ámbito.

Dejá tu comentario