Jujuy | DEUDA |

Una menos: Jujuy pagó otra “cuota” del bono verde

El gobierno finalmente cumplió con su obligación más urgente, después del pago de sueldos: depositó los 9 millones de dólares para los inversores de Wall Street, correspondientes a los intereses del préstamo de 210 millones de dólares solicitado para la construcción del parque solar.

En medio de la preocupación general que existe por las finanzas de la provincia en el corto plazo, una buena noticia se conoció en las últimas horas: Jujuy  pagó un nuevo vencimiento correspondiente a los intereses del llamado “bono verde” y honró así su compromiso con los inversores de Wall Street, que en septiembre de 2017 prestaron 210 millones de dólares para completar el financiamiento de la construcción del parque solar Cauchari que se construye en la puna jujeña. 

La operación fue presentada en aquel momento como un hito por el gobierno de la provincia: por primera vez en la historia el estado jujeño podía acceder al mercado internacional de crédito para tomar dinero prestado. 

La tasa acordada en ese entonces fue del 8,6% anual, con cinco años de gracia. 
Esto quiere decir que durante los primeros cinco años, el gobierno jujeño sólo debe pagar los intereses pactados.
Transcurrido ese período debe devolver todo el capital. 

 

De esta manera, cada año, el monto en concepto de interés que abona la provincia es de 18 millones de dólares. Se paga en dos vencimientos, uno los 20 de marzo y otro los 20 de septiembre. En total lo que se pagará en concepto de intereses por el crédito solicitado será algo más de 90 millones de dólares. Es lo que se conoce como costo financiero. 

En el año 2.022 habrá que devolver, además, todo el capital, es decir, los 210 millones de dólares. 

El plan original era hacer frente a este préstamo con los frutos de la venta de energía que prevé el parque solar. 

Ese objetivo, ideal, no pudo concretarse debido a los retrasos que sufrió la obra, que será inaugurada parcialmente a fines de octubre, y tras dos meses de prueba, recién estaría en condiciones de vender energía en enero de 2.020. 

Si bien no fue informado oficialmente, fuentes seguras del ministerio de hacienda confirmaron el pago. También que la arquitectura financiera para afrontarlo fue ardua y difícil. 

La provincia navega hacia el final de 2019 en medio de un déficit crónico que hace que los recursos falten: para cerrar el año, el gobierno deberá conseguir dinero prestado dado que sus gastos corrientes anuales son superiores a sus ingresos. 

Los bonos son un tipo de herramienta financiera que pueden emitir los estados o las grandes empresas, luego de cumplir con una serie de requisitos, para conseguir dinero prestado con distintos objetivos, como puede ser el desarrollo de un proyecto productivo. 

Una vez que se emite, el instrumento – también conocido como “papeles” en la jerga bursátil – es puesto a disposición de los inversores que concurren a un mercado de capitales para ofrecer su dinero prestado, a cambio de la devolución con intereses en determinados plazos. 

La calidad del proyecto, la capacidad de pago de quien solicita el préstamo, el respaldo que obtenga, entre otras cosas determinan la calificación y en consecuencia, el interés que se pagará por el crédito obtenido. Mientras más confiable sea quien se lleva el dinero, más baja será la tasa. O viceversa. 

En septiembre de 2017, el gobierno de Jujuy concurrió con su bono a la bolsa de Wall Street, en Nueva York, el mercado de capitales más grande del mundo. 

Allí - luego de una operación que contó con asesoramiento privado y la ayuda de referentes reconocidos del mundo bursátil como el entonces ministro de hacienda Luis Caputo – lanzó su bono, que obtuvo una buena respuesta: numerosos inversores de todo el mundo se ofrecieron a prestarle dinero. 

De toda esa oferta, el gobierno tomó prestados los 210 millones de dólares que, según se dijo, utilizó para completar el financiamiento de la obra que se ejecuta en Cauchari, el parque solar de 300 megavatios. 

La obra tuvo dos grandes fuentes de financiamiento: el Eximbank, el banco estatal de la República Popular de China, y el bono verde. 

La provincia, propietaria del parque, tiene un contrato firmado con la empresa CAMMESA, que regula el mercado mayorista de energía eléctrica en Argentina. 

Jujuy, con su parque solar, será generadora minorista de energía, y se la venderá a CAMMESA. 

Estaba previsto que la venta comience en junio de 2018, sin embargo el plazo se corrió varias veces por falta de previsión: era necesario realizar una obra para poder conectar la producción de energía con el sistema interconectado nacional. Esa obra empezó tarde, y el proyecto se retrasó. Al menos esa fue la explicación oficial. 

 

 

Temas

Dejá tu comentario