Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

POLÍTICA

Lo que dejó el Triunfo con sabor a derrota de Morales

El gobernador, líder del frente Cambia Jujuy ganó las elecciones provinciales, pero obtuvo 10 puntos menos que en el año 2015, perdió intendencias clave en el interior de la provincia y se quedó con dos bancas menos en la Legislatura.

  • Morales fue reelecto en Jujuy con el 43% de los votos, 10 puntos menos que en 2015.
  • El descontento con el oficialismo se hizo notar en el corte de boleta.
  • Un peronismo diezmado realizó una buena elección y queda con aire para empezar a reconstruirse. 

Gerardo Morales se preparó para arrasar en las urnas. Hizo todo lo que estuvo a su alcance.

Comenzó adelantando las elecciones, para despegarse de la imagen negativa del gobierno nacional en medio de la crisis económica.

Luego siguió con un despliegue infernal de recursos, cuyo máximo exponente es el plan Jujuy asiste y reactiva, con el que su gobierno utilizó la ayuda social de manera clientelar y sin rendir cuentas, salteando leyes y mecanismos de control.

Después de eso, ya en campaña, mostró todo el poderío de la billetera oficial, multiplicando la propaganda, poniendo militantes en cada esquina de la capital con banderas rojas y blancas, hizo actos desmedidos con escenarios dignos de bandas de rock. Tampoco su partido explicó de dónde saca tanto dinero.

Y nada de eso le alcanzó para ganar como él quería.

El 43% representa una victoria para seguir gobernando, pero es también una derrota por el freno que le puso el electorado.

Sin dudas, un semáforo en rojo para la soberbia, el autoritarismo y la falta de transparencia de una gestión que es en los hechos oscura.

Enfrente tenía un peronismo diezmado, que faltando semanas para la elección no tenía ni siquiera un candidato y tuvo que pedir auxilio a un trabajador casi jubilado, como el recto y honesto Julio Ferreyra.

Los gestos adustos, las caras de circunstancia en el bunker de Cambia Jujuy eran elocuentes.

El gobierno recibió un claro mensaje de las urnas. Con soberbia es difícil generar consensos. La prepotencia no enamora a nadie. Morales, pero sobre todo su entorno, tiene cuatro años más para demostrar si aprendió la lección.

 

Cargando ...

Compartí tu opinión