BANNER SORTEO ESPECIAL WEB2
Espectáculos | Vicky Xipolitakis |

Javier Naselli, el ex de Vicky Xipolitakis, publicó una carta para su hijo

El empresario, Javier Naselli, lucha para poder ver al pequeño, Salvador.

El empresario, Javier Naselli, está brindando una batalla judicial para poder ver a su hijo, Salvador Uriel, de 3 años, fruto de su relación con Vicky Xipolitakis.

image.png

La griega lo denunció ante la Justicia por violencia de generó. Ahora, el ex de la mediática publicó una carta, que difundió el sitio Notinor Jujuy, para poder volver a ver al pequeño.

El 12 de diciembre, Naselli tuvo un encuentro de revinculación con Salvador, en presencia de los padres de Vicky y una asistente social, Ana Carolina Guitierrez.

Todo se dio en un marco de mucha armonía. El empresario le llevó regalos a su hijo y disfrutó de su compañía por unas horas.

Sin embargo, al poco tiempo, Naselli recibió una notificación por una denuncia en su contra presentada en el Juzgado de Lanús por malos tratos hacia el niño.

En la carta, el empresario apuntó directamente a los juzgados de Lanús y Avellaneda por fallos "corruptos y fuera de tiempo que se excusan en la feria judicial".

La carta completa de Javier Naselli

Hijito mío:

A pesar de que las circunstancias nos impidan vernos, yo estoy acá pensando en vos y escribiendo este mensaje abierto, sincero y lleno de amor hacia vos.

Hace años la gente nos impide vernos sin motivos, con chicanas legales, con excusas y falsas acusaciones. Con mucha corrupción de por medio.

Estoy preocupado por vos, el no poder estar presente en tu vida hace que me pregunte quién te cuida, por qué no vas más a la escuela… Que me habían dicho que tanto te gustaba la seño, que te divertías y ahora ni te llevan a la escuela. Simplemente porque tu mamá está de viaje permanentemente. Me gustaría ser yo el que pueda llevarte y poder verte feliz.

Hace tres meses estoy esperando para poder verte y solo pude hacerlo dos veces en tres meses. Encima al día siguiente de nuestra visita apareció una denuncia de violencia en mi contra en un Juzgado de Lanús ¿Qué daño te puedo hacer yo mi amor? Con todo lo lindo que jugamos ese día en presencia de tu abuela y de la asistente social.

Dijeron que te pegué y eso es una falsedad que hasta la jueza y la trabajadora social negaron. Así y todo, la perimetral permanece ¡Que impotencia! ¿Quién está detrás de todo esto? ¿Es acaso porque hay contribuciones monetarias a la política en Lanús?

Es alguna decisión de la justicia corrupta de Avellaneda, pagada con la plata sucia de la política. Luego, una jueza corrupta de Lanús dictaminó que yo no te puedo ver, ni siquiera acercarme a la zona donde vivís. Está pagada por la plata sucia de la política. Son cosas que todavía no entendés hijo, ellos se escudan en la feria judicial y ya fue la tercera Navidad y el tercer Año Nuevo que no puedo verte.

Todo el show mediático no sirve de nada, es ruido para justificar que te quieren, pero no dejan de ser una parte importante de la falta de empatía que tienen con vos hijo ¿Cómo te pueden privar de ver a tu papá? Es un derecho tuyo. Cada vez que nos vimos hubo una demostración genuina de amor documentada por cada asistente social que estuvo presente. Aun así después de cada visita salía una nueva denuncia por cosas que no existieron. Ni tu madre estuvo presente para poder decir que eso pasó; todas las visitas fueron supervisadas y una jueza determinó que no hubo nada irregular.

Pero bueno hijito mío, son cosas que vos hoy en día no entendés. Cada vez que hicimos un encuentro jugamos cariñosamente, sacamos fotos, hicimos videítos y me dijiste “papá te amo”, “papá vení mañana a verme”. Está todo registrado y descripto en el informe de la trabajadora social.

No quiero hacer públicas estas cosas tan intimas y desgarradoras, pero no tengo alternativa. Quiero recuperarte, poder verte todos los días, poder jugar con vos cuando queramos y no estar sujetos a la fortuna de terceros o jueces que ni conocemos pero que toman decisiones en el vacío sin tener en cuenta el verdadero impacto que tienen en las familias.

No soy solo yo el que está sufriendo, están sufriendo tus tíos, tu abuela Tere, tus primos, toda tu familia que te ama y seguro vos también, que desde tu inocencia no entendés por qué tu papá te va a ver y después desaparece por largos tiempos. Porque nos tienen separados…

Sospecho que estás aislado, no estás socializado como lo pude comprobar en diferentes ocasiones. Sé que te gustaría salir al aire libre a correr y ni eso tenés ahora. Todo esto no es normal y no le hace bien a un niño; no solo el no poder tener contacto con su papá, sino ni siquiera con su familia.

Tampoco nos permiten tener los encuentros por Zoom que están pactados y determinados por la Justicia, pero nada se hace al respecto.

Me desespera no poder verte pero no voy a bajar los brazos mi Salvador querido, voy a lograr ganar esta batalla y recuperar todo el tiempo que perdimos.

Te quiero contar que estoy haciendo mucho ejercicio físico para poder mantenerme joven y poder pasar más tiempo con vos. Estoy comiendo sano y tu abuela Tere te sigue haciendo juguetes para poder dártelos el día que te vuelva a ver.

Quiero que sepas que yo siempre cumplí con todas mis obligaciones: de alimento, de techo, de obra social, de todo lo que necesitas. No necesitamos que venga ningún extraño de afuera que lleve tu madre a la casa con el fin de pagarte tu leche, ni tus alimentos. No lo necesitamos ni lo necesitarás mientras yo esté aquí.

Tanta información me llega de tu angustia y lo que sufrís en la casa cuando te dejan solito con niñeras que casi no conoces; que pasan por una puerta giratoria como desconocidas por los constantes cambios a los que te someten. Es una falta de estabilidad básica en tu vida que no te deja crecer sano y feliz.

Mi hijito, esto es una forma desesperada de guardar registro de lo que tu papá vive a diario cada vez que nos separan y lo difícil que debe ser para vos comprender el porqué de una separación forzada y sin sentido.

Espero poder verte pronto. Nunca voy a bajar los brazos. Vamos a ser fuertes porque estamos apoyados por la buena justicia. Dios está pensando en vos y te protegerá siempre; espero que a mí me de salud y fuerzas para seguir luchando. Nunca te voy a dejar solo.

Te extraño mucho hijito y me despido hasta el día en que volvamos a vernos.

Javier Naselli, tu papá.

Dejá tu comentario