Travesía Cultural | Travesía Cultural |

Punto de no retorno, por Pablo Cingolani

 

El violinista por Marc Chagall.

 

El sujeto de pasión nos expresa en el siguiente poema con bellas imágenes la oposición de los elementos que proporcionan felicidad y Paz al hombre y aquellos que lo hunden en la destrucción.

 

 

PUNTO DE NO RETORNO

 

Parece que la culpa la tiene la historia

James Joyce: Ulises

 

Se puede volver al muelle, a los aromos, a la quietud más mansa de todas

Se puede volver de la arena si no te celebra, si te enreda y te acosa

Se puede volver del viento si no te canta y te abraza como boa

 

Puedes volver al desierto cuando estés dispuesto

A no llorar porque los médanos se caigan encima tuyo e igual respires

Y la arena pueda oxidarte los pies y lo mismo te lleven lejos

 

Puedes volver a danzar con el viento cuando, de una vez

Aprendas a bailar entre remolinos y tormentas

Y el viento, sagrado soplo, no te enfrente, te eleve hacia las nubes

 

Se puede volver a dar dos pasos atrás para dar un paso al frente

 

De lo que no se puede volver, de lo que jamás vas a volver

De lo que nunca intentes caer pensando que vas a salir del pozo

De lo que te va a chupar, te va a rajar, te va a romper el bocho

De lo que no te cura nadie porque no hay cura ni razón para curarte

Es de la traición, es creer que no lo hay, y no te llaga, y no te abrasa el alma

Como el infierno que verdaderamente es, fue siempre y será así hasta el final

 

De lo que no se puede volver, y deberías saberlo, es de la traición y

De todos sus bastardos hijos. Es el deshonor, es la cobardía, no es la historia, es

La tristeza infinita que todo eso acuna y lacera y te carcome y no te va a dejar

Vivir por más que creas que se puede regresar de allí. De ese punto de no retorno.

 

 

Río Abajo, 22 de septiembre de 2018.

 

 

Pablo Cingolani

Escritor, historiador argentino. Vive en Bolivia.

 

Dejá tu comentario