Saludarte | TRATAMIENTO |

Bruxismo: "Es una patología común pero no es normal", según especialistas

Una de sus causas es el estrés. Este trastorno puede afectar a adultos y niños. Una especialista jujeña hace hincapié en la detección temprana.

  • El bruxismo es una enfermedad silenciosa que requiere un diagnóstico y tratamiento médico.
  • Afecta alrededor del 20% y 50% de la población mundial.
  • En ocasiones no es bien diagnosticado.

Se denomina bruxismo a la patología donde el paciente aprieta o hace deslizamientos de la mandíbula contra el maxilar superior. Con el tiempo los dientes muestran las consciencias del trastorno. Una de sus principales causas es el estrés.

Bruxismo: "Es una patología común pero no es normal", según especialistas

En diálogo con Saludarte, María Dolores Ivanovich, odontóloga y especialista explicó que hay que tener en cuenta cuándo consultar a un profesional.

“A veces las personas dicen que este comportamiento es común, si es común pero no es normal”

Los síntomas son dolor facial, de cabeza, de cuello, sensibilidad dental al frío, al calor, a los dulces, dolor o inflamación de la mandíbula, alteraciones del sueño, problemas dentales, ansiedad, estrés y tensión.

“Si se presentan síntomas hay que consultar. En Argentina no hay una formación específica para los profesionales, solamente existen cursos”

En cuanto al tratamiento, la especialista resaltó que el principal es la placa de relajación pero hay pacientes que no responden.

“El tratamiento es multidisciplinario y largo. No hay una pastilla para sanarlo. Es mecánico y puede afectar desde la cervical hasta los pies”

La enfermedad afecta la calidad de vida de quien la padece teniendo un impacto no solo en lo físico si no también en lo emocional. “La buena noticia es que con el diagnóstico correcto la mejoría es casi instantánea o a las pocas horas”, dijo Ivanovich.

La recomendación es visitar a un profesional siempre y comprometerse a la hora de iniciar el tratamiento a seguir todas las recomendaciones del especialista.

“Una rehabilitación de cuatro a seis meses y luego la posibilidad del uso de ortodoncia. Todo se puede rehabilitar”

Finalmente la odontóloga recomendó consultar al profesional de confianza y prestar atención a la sintomatología.

Temas

Dejá tu comentario