Jujuy | TRANSPORTE | Gobierno | UNIÓN BUS

Anuncios y desmentidas: La postal de los choferes bajo la lluvia esperando que les paguen

El gobierno todavía no consigue brindar soluciones de fondo al problema del transporte. El fin de semana se anunció que el servicio volvería a la normalidad a primera hora del lunes, sin embargo hay empresas como Unión Bus que se encuentran en situaciones muy complejas, donde no solo se reclama el pago de sueldos sino el recorte que sufrieron los salarios en diferentes conceptos. Los trabajadores protestan en la puerta de la empresa pese a la lluvia.

  • El gobierno se apresuró a anunciar una solución sin dar respuestas de fondo.
  • Miles de jujeños que esperaban el servicio a primera hora tuvieron que buscar una alternativa para viajar.
  • Los trabajadores de Unión Bus bajo la lluvia son la postal más clara de la falla comunicativa, porque el conflicto sigue pese a que fue anunciado como resuelto.

Una vez más el gobierno provincial incurrió en un presuroso anuncio al comunicar que este lunes a primera hora se normalizaría el servicio de transporte urbano de pasajeros, tras el paro que la UTA lleva adelante desde el martes de la semana pasada.

En los hechos, miles de jujeños que dependen de este medio para llegar a sus trabajos se encontraron con que el servicio todavía no se había regularizado y nuevamente tuvieron que optar por otras alternativas.

Y es que, si bien hubo un compromiso de pago durante el fin de semana, los choferes decidieron esperar que efectivamente los depósitos se concreten, con lo cual se estima que cerca del mediodía la circulación sería "normal".

No obstante los choferes de Unión Bus evidencian que el conflicto es mucho más complejo. No solo esperan que se les paguen los sueldos, sino también los conceptos adeudados de todos estos meses, donde los recortes han llegado a ser del 40%.

A primera hora de hoy y pese a la lluvia se convocaron en la puerta de la empresa para reclamar soluciones. La postal de los trabajadores bajo la lluvia es la postal más clara de la falla comunicativa del gobierno.

Se puede interpretar que es un problema casi patológico de la actual gestión comunicar que un conflicto llegó a una solución, sin meriturar si realmente tiene todos los elementos para darlo por sentado.

Puntualmente en el transporte y la cuestión de los pagos adeudados, la problemática se arrastra desde finales de 2018 con paros sucesivos de los cuales no hay antecedentes. La actual gestión debería, cuanto menos, haber ganado experiencia en saber anticipar la duración de estos reclamos entendiendo que ni siquiera a base de imposiciones se los puede solucionar.

Dejá tu comentario