Nacionales | tilcara | Monumento | Facultad

Recordamos a Salvador Debenedetti, iniciador de la arqueología en el país

Su obra cumbre fue la restauración del Pucará de Tilcara.

  • Muere en altamar un 30 de septiembre de 1930, a bordo del "Cap. Polonio" de regreso al país luego de asistir al Congreso de americanistas de Hamburgo.
  • Fue arqueólogo y antropólogo, iniciador junto a su mentor Juan Bautista Ambrosetti de la arqueología en la Argentina.
  • Sus cenizas se encuentran enterradas junto a las de Juan B. Ambrosetti, en un monumento-pirámide, obra de Martín Noel, levantado en memoria a ambos sabios, al pie del Pucará de Tilcara.

image.png

El Pucará de Tilcara fue descubierto por el etnógrafo Juan Bautista Ambrosetti en una de sus investigaciones arqueológicas en la zona del noroeste argentino en 1908, en compañía de su discípulo, luego continuador de su obra Salvador Debenedetti.

Durante los veranos de los tres años siguientes exploraron el Pucará y extrajeron unas tres mil piezas. Estos materiales y sus observaciones permitieron formarse una idea de cómo era la vida de sus habitantes antes de la llegada de los españoles.

image.png

Hacia 1911 Debenedetti tuvo la ocurrencia de restaurar las ruinas. Con la aprobación de Ambrosetti (quien era Director del Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires) se procedió a limpiar el terreno en una extensión de unos 2.000 m2 y levantar las paredes hasta una altura de poco más de un metro.

Pero Debenedetti no estaba conforme con realizar solo esta limpieza y en 1929 (ya director del Museo Etnográfico, al suceder a Ambrosetti que había fallecido) realizó una nueva exploración del lugar junto a su discípulo Eduardo Casanova con el propósito de llevar a cabo su objetivo, pero al morir al año siguiente, este proyecto quedó trunco.

image.png

En 1948 Casanova, a cargo de la cátedra de Arqueología Americana en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA), retomó el proyecto y completó la reconstrucción, con ayuda de la Universidad de Buenos Aires. El gobierno jujeño donó a la Facultad las tierras del Pucará con el compromiso de que creara un Museo Arqueológico. Esto se cumplió recién en 1966 con la inauguración de la primera parte, que se completó dos años luego con el nombre de Dr. Eduardo Casanova.

En 1931, entre otros homenajes, se erigió en el Pucará de Tilcara un monumento que honraba su memoria y la de su maestro, Ambrosetti. En ese monumento descansan hoy sus cenizas.

image.png

Su lápida dice: “El pucará al que tanto amó, guarda aquí sus cenizas. MCMLXVIII”

Dejá tu comentario