Política | Planes sociales | SIGLO XXI | organizaciones sociales

Morales es el gran planero

La sobreactuación de Gerardo Morales se sucede incansablemente, ahora un sobregirado gobernador intenta desmitificar una verdad absoluta, el hecho de ser el gran planero de Jujuy.

Publinotas en medios nacionales y ahora costosas solicitadas en medios locales, son el instrumentos que utiliza para intentar hacerle creer a algún incauto ciudadano que él es una mera víctima de las organizaciones sociales y de las personas que reciben esta ayuda nacional, tan perversa como necesaria.

Las organizaciones sociales nuevamente son el blanco de la sobreactuada ira del mandatario jujeño.

Morales sigue intentando instalar la perversa lógica del bueno contra el malo, procurando por todas las formas posibles seguir construyendo una provincia bipolar, una provincia de amigos y enemigos, donde los más pobres, los más necesitados son el enemigo.

Morales está lejos de reconocer en primera medida que esos planes son el resultado de muchos fracasos de la dirigencia política argentina, fracasos que tienen gran parte de responsabilidad en las erráticas políticas nacionales, pero también tiene otra gran parte de responsabilidad el propio Morales, primero por ser parte de la dirigencia del fracaso.

Morales integra el elenco estable de los fracasos argentinos desde hace mas de 30 años, Morales es parte del problema, jamás será parte de la solución.

También una provincia fallida como Jujuy, es la causa del escandaloso incremento de la pobreza, de la indigencia y por ende de los planes sociales.

La farsa en la cual está inmerso Morales lo lleva a caer en acusaciones a las organizaciones sociales que rápidamente vuelven sobre su humanidad como un boomerang. Las acusa de “obligar” a las personas a concurrir a las marchas, que probablemente sea cierto, pero cuál es la diferencia con las perversas practicas de los radicales? fundamentalmente en tiempos electorales.

Partimos de la base que Morales maneja 82 mil planes nacionales, a los que le tenemos que sumar más de 40 mil planes provinciales, números que lo convierten a Gerardo Morales en el primer planero de Jujuy.

Morales es un planero dependiente, es un populista crónico, no sabe hacer política de otra manara que sometiendo y disciplinado a los más pobres, tan es así que la Jujuy del “cambio” es la provincia argentina que ostentar el vergonzoso record de ser la provincia argentina con mayor cantidad de planes sociales.

La Jujuy de Morales tiene al 22.9 de cada 100 personas con un plan social.

Prácticamente el 25% de la población económicamente activa está bajo estos beneficios.

Estos números no hacen más que reflejar el rotundo fracaso de la gestión.

A esto tenemos que sumarle que Jujuy también ostenta los niveles más altos de pobreza. El 65% de los Jujeños esta bajo la línea de pobreza.

Con las bravuconadas, con las publinotas y las solicitadas, nada se soluciona, solo de libaniza cada vez más una sociedad.

Nada cambia, Morales quiere ser el único que maneje los planes, quiere seguir sentado sobre estos beneficios y ser él el que disponga quien come y quien no come, quien recibe una ayuda y quien no recibe una ayuda.

El interés de Morales solo esta puesto en consolidar el modelo del vasallaje.

Morales sabe que el vasallaje no genera ciudadanos, sino que genera mendigos y los mendigos son disciplinables.

En el siglo XXI, el vasallaje suele tener en el lenguaje popular una carga negativa. Así, cuando a un individuo se le llama vasallo significa que se está sometiendo a la voluntad de alguien más y no tiene criterio propio.

Es importante diferenciar ente vasallaje y servidumbre. El primero es un vínculo donde ambas partes asumen compromisos. En cambio, el siervo tiene deberes con su señor, pero este no está sujeto a ninguna obligación para con su siervo, y lamentablemente en Jujuy vamos en franco camino a esta segunda categoría.

Dejá tu comentario