Política | Partido Justicialista | bloque de Rivarola | Gerardo Morales

Amenazas a Fernando Posadas

El proyecto de reforma constitucional que impulsa Gerardo Morales está tomando ribetes tan inesperados como absolutamente reprochables.

El ultra rivarolista diputado provincial Fernando Posadas ya se manifestó a favor de la reforma, a pesar que supuestamente, el Partido Justicialista tiene una postura negativa a la iniciativa gubernamental.

Posadas desde el minuto uno de esta intentona de un Morales eterno, fue sindicado como el legislador encargado de darle el voto que el oficialismo necesita en esta instancia, es más, alguna vez el comentario en el propio parlamento era que el proyecto entraría a la cámara por iniciativa del bloque de Rivarola y que Posadas sería el que ponga la firma en la mesa de entradas.

Finalmente estas especulaciones no se cumplieron, y fue el propio Morales el que puso la firma para cumplir sus desvaríos de eternidad en el poder.

Con el proyecto presentado, todas las miradas se pusieron el Partido Justicialista cuyos principales dirigentes durante un tiempo largo venían manifestando la “necesidad” de la reforma, una manera encubierta de decir la “necesidad de Morales eterno”.

El tema esta que la urgencia del gobernador llegó en el momento menos oportuno, sus delirios presidenciales se esfumaron demasiado rápido y ahora aparecieron las alucinaciones vicepresidenciales, integrando una formula con absolutamente cualquiera que tenga el grado de irresponsabilidad necesario para llevarlo como compañero de andanzas.

La desconfianza que genera Morales en la máxima conducción de Cambiemos es cada vez más grande, los dirigentes del PRO pretenden tenerlo más lejos posible y una UCR que paulatinamente se viene resquebrajando, hacen que la única luz que ve Morales al final del túnel son ocho años más en la provincia.

Los acuerdos con de Morales con Rivarola y el Partido Justicialista están vigentes y gozan de muy buena salud, y en ese marco es que el PJ le tiene que darle a Morales el voto que necesita.

El problema está en que la ebullición social hace que cualquier elección sea absolutamente impredecible, 65% de pobres, los niveles de indigencia crecen inexorablemente, los salarios estatales por debajo de la línea de pobreza, el brutal aumento en el servició de luz decidido por Morales y acompañado por el PJ, entre otros tantos ingredientes, hacen que el clima en la calle sea cada vez más complejo y de difícil predicción a cómo puede reaccionar la sociedad en el cuarto oscuro.

A eso le tenemos que sumar un Partido Justicialista absolutamente libanizado e incapaz de contener al peronismo, y un peronismo en busca canales de expresión intenta abroquelarse en una mega expresión política que decididamente se plante en la vereda del frente de Morales.

En este contexto absolutamente enrarecido, y luego de conocerse las declaraciones de Posadas, aparecieron algunos panfletos anónimos en la zona de la legislatura provincial acusándolo de traidor a Posadas y vaticinando un destino igual a de Vandor.

Augusto Timoteo Vandor fue Secretario General de la UOM y el 30 junio de 1969, en el marco de lo que se denominó «Operativo Judas», fue asesinado de cinco disparos en la sede sindical. La organización guerrillera Ejército Nacional Revolucionario (ENR) se adjudicó el asesinato.

Vandor fue uno de los grandes artífices del retorno de Perón a la Argentina, además de ser el dirigente sindical más importante de su época, de manera tal que comprar a Posadas con Vandor es demasiado exagerado, lo que no quita que sea absolutamente repudiable la deleznable amenaza.

“…A donde fueran los iremos a buscar…” gritan por estas horas las bases peronistas que no están depuestas a seguir tolerando un partido tributario a Gerardo Morales.

Posadas es solo un síntoma del estado de putrefacción del Partido Justicialista, y no hay foto que alcance para sanar la septicemia.

Dejá tu comentario