Jujuy | Paro fallido

Gobierno y empresas ganaron la pulseada

El sindicato que representa a los choferes intentó forzar el paro, pero se encontró con un fuerte operativo policial, la presión de los funcionarios y la presencia de los empresarios en los talleres, quienes garantizaron la prestación del servicio prácticamente normal. Hubo incidentes.

El paro convocado a última hora del lunes por la Unión Tranviarios Automotor en Jujuy, fue neutralizado con éxito por la acción conjunta del gobierno y los empresarios. 

Pasadas las 20 horas del lunes 7 de octubre, tras una asamblea que se extendió durante toda la jornada, delegados y comisión directiva del gremio que representa a los choferes y mecánicos de las empresas de transporte, comunicaron informalmente a los medios de comunicación la decisión de interrumpir el servicio urbano y de media distancia por 24 horas.

Un par de horas más tarde, el ministerio de trabajo tomó intervención. Mediante una cédula de notificación firmada por el ministro Jorge Cabana Fusz, se convocó formalmente a las empresas que cuentan con trabajadores afiliados a UTA a una conciliación obligatoria, cuya primera reunión está pactada para el próximo viernes 11.

El sindicato intentó desconocer ese llamado. Hasta el último minuto del lunes la dirigencia sostuvo la realización del paro. 

En, al menos, un par de empresas se supo que hubo un contacto personal entre los directivos y cada uno de los choferes.

Durante la madrugada, vía mensajes de whatsapp y llamadas directas se les solicitó que se presenten a trabajar con normalidad. 

El argumento fue persuasivo: pese a la crisis, hay retrasos pero no meses completos adeudados. Y aunque la ley exija que los sueldos se depositen antes del cuarto día hábil de cada mes, en los hechos se acostumbra a pagar antes del diez. En otras palabras, las empresas consideran que están dentro de los plazos razonables. 

Además, en algunos casos puntuales como el de Xibi Xibi y Unión Bus, hay un compromiso para abonar el 100% de los salarios los días 9 y 11 de octubre, respectivamente. 

El otro factor determinante para desactivar el paro fue la presencia policial. El operativo fue importante. Cada uno de los talleres estuvo escoltado por entre dos y tres patrulleros con uniformados que custodiaron los ingresos, observando de cerca que el chofer que se muestre dispuesto a salir a trabajar pudiera hacerlo. 

Parte de la comisión directiva se hizo presente, por ejemplo, en los galpones de El Urbano, en donde, discusión mediante, buscaron obstaculizar la salida de los vehículos. Lo lograron hasta las 5 de la mañana. Luego, los colectivos salieron a realizar su recorrido con normalidad. 

En los barrio Santa Rita y San Pedrito, hubo coches apedreados, con vidrios rotos. 

El sindicato, pese a la fallida medida de fuerza, marchará durante la mañana a manifestar su descontento frente a Casa de Gobierno. 

Aseguran que los retrasos salariales son una parte del problema. Reafirman que los empresarios, en algunos casos, abonan los salarios en cuotas a lo largo del mes. 

Pero además, sostienen que hubo suspensiones injustificadas, descuentos por falles mecánicas de los vehículos y aportes patronales y de obra social que se están omitiendo, creando un problema a futuro. 

Cada uno de esos plantes deberán ser expuestos en la conciliación obligatoria prevista para el viernes en las instalaciones del ministerio de trabajo. 

 

 

Dejá tu comentario