Jujuy | Oficialismo | Jujuy | Resultados

Elecciones PASO: en Jujuy, un claro reflejo del voto castigo

La gente cada vez más cansada de las mismas promesas, las mismas caras y las mismas conducciones mostró su malestar en las urnas.

Este domingo se concretaron finalmente las primarias abiertas simultaneas y obligatorias en todo el país, la provincia debe renovar 3 bancas para diputados nacionales mediante las paso; un termómetro necesario para quienes están dentro de la artillería política, quienes pretenden medir que resultados se podrían obtener en las elecciones generales y definir los candidatos más aptos.

Unos comicios donde el único frente que llevó a cabo una interna fue el de la izquierda. Para las otras fuerzas, significó otra oportunidad para el despilfarro y el autobombo.

En este contexto los resultados fueron una sorpresa, si bien el oficialismo logró imponerse una vez más, fue con menos del 50%. La cantidad de electores que en la provincia votó no superó el 65%.

Un porcentaje que gráfica, a las claras, el nivel de descreimiento de la gente en la política y el rechazo a los candidatos que se reciclan.

Ya en el inicio de los comicios, desde el propio oficialismo reconocían que la concurrencia sería menor a la de la última elección, quizá haciendo una lectura tardía de esa resistencia que genera la política jujeña.

El Frente Cambia Jujuy lideró los comicios y, a poco del cierre de los mismos, ya anticipaba el triunfo.

Desde Buenos Aires, Morales felicitó a sus candidatos

Sin embargo, lo que pasó en nuestra capital, Palpalá y localidades pequeñas con una izquierda que le arrebató el segundo lugar al Frente de Todos, no es una cuestión menor. El frente que encabeza Alejandro Vilca crece en Jujuy, amenaza los acuerdos entre las fuerzas que hoy controlan la Legislatura y reducen los debates meros trámites administrativos para cumplir con la voluntad de Morales, hoy dueño indiscutido del recinto parlamentario.

La necesidad de una verdadera oposición y la lectura que la gente hace de la alianza tácita entre la vieja dirigencia del pj y el oficialismo hoy pasan factura y sacude el tablero de la política.

Alejandro Vilca: “Es algo histórico, estamos expectantes para noviembre”

La bronca interna es indisimulable y las grietas dentro del Frente de Todos cada vez más visibles.

La provincia presentó 11 departamentos donde el oficialismo con el Frente Cambia Jujuy pudo imponerse y 5 donde lo hizo el frente de todos pero, como mencionábamos antes, en dos grandes distritos como son nuestra capital y la ciudad de Palpalá, el FITU se ubicó como segunda fuerza, la lectura es el claro hartazgo que lleva al jujeño a no votar a los mismos de siempre y a castigar a la conducción de estos legendarios políticos con el voto a una verdadera oposición.

La Quiaca fue una muestra del malestar en general que el jujeño vive frente a estas circunstancias a la hora de votar, cuando en la jornada de ayer vecinos autoconvocados se concentraron a reclamar y protestar en contra de todos los políticos y la reticencia al voto

Al ver estos resultados donde el oficialismo va perdiendo cada vez más espacio y el peronismo dividido pierde protagonismo y credibilidad a pesar de los años con un frente de izquierda que le pisa los talones y que si bien estas elecciones son un simple termómetro, muestran una clara realidad de que es necesario un cambio urgente pero de caras, de ideologías y de metodologías de gobierno. Por algo cada vez se achica más la brecha del Peronismo con la Izquierda, tan solo un 5% es lo que separa al FITU de ser la segunda fuerza provincial.

Dejá tu comentario