Jujuy | Municipio | Feria | FERIA MAYORISTA

La "precaria" feria de Palpalá: "Los puesteros se lavan las manos en un tanque de agua"

Este miércoles estalló el conflicto en la Feria mayorista ubicada en el barrio Antártida de la ciudad de Palpalá como consecuencia de los precios elevados, la falta de condiciones sanitarias y de bioseguridad. Un concejal advirtió sobre el riesgo de al que se expone a los que concurren y trabajan allí.

  • Nuevo reclamo en la Feria mayorista en Palpalá.
  • Feriantes denuncian cobros excesivos del municipio, señalan que los costos son mucho más altos que en Perico y Monterrico.
  • Además están molestos por las condiciones sanitarias del predio.
  • Un concejal denuncia que los puesteros se lavan las manos en un tanque de agua en plena pandemia.

La Feria mayorista ubicada en el barrio Antártida de la ciudad de Palpalá vuelve a estar en el ojo de la tormenta, ya no solo por la presunta maniobra de usurpación promovida por el propio municipio y legitimada por el Concejo Deliberante sino por la improvisación y la falta de recaudos para salvaguardar la salud de todos.

Este miércoles desde temprano se registró un nuevo conflicto cuando los feriantes se negaron a ingresar a sus puestos aduciendo que les cobran mucho más que en ferias como las de Perico y Monterrico.

En diálogo con Radio 2, el Concejal Rubén González denunció en la mañana de este jueves que “los puesteros se lavan las manos en un tanque de agua”

“En el medio de una pandemia ese predio no tiene agua. Es algo grave”, explicó.

El edil expresó su preocupación respecto de la circulación de personas en la zona y el riesgo de contagio ante un eventual brote: “Es muchísima la gente que ingresa a la feria mayorista desde Perico y Monterrico”

Cada feriante, indicó, estaría pagando entre 12 mil y 20 mil pesos por mes.

González se refirió también a la maniobra que posibilitó que sus pares avalaran una presunta usurpación.

El concejo aprobó esto con votación de 6 a 2. Esto vino del poder ejecutivo y se aprobó casi con los ojos cerrados. El concejo aprobó esto con votación de 6 a 2. Esto vino del poder ejecutivo y se aprobó casi con los ojos cerrados.

En el marco de la reciente protesta, Mario Díaz, feriante que participó del reclamo expresó: “nos encontramos con que la feria pasada los organizadores del municipio nos invitaron a cada feriante, nos dieron precios y dijeron que si no nos gustan los precios que nos vayamos y esto no es así”.

“Al pasar los 50 días de feria, nos quieren echar, nos ponen un precio de 5 mil pesos por semana y son tres ferias por semana, no se puede salir a comprar, al final parece una cárcel esto. Nos llamaron para hacer la feria y nos quieren echar”.

“Hay 200 feriantes y solo 4 baños químicos que encima no se limpian y hasta ahora no se acercó ninguna autoridad del municipio para darnos explicaciones”, denunció.

Dejá tu comentario