Política | ministro de economía | Valdez | horacio rodriguez larreta

Valdez hace pie en el norte, Manes y Morales piden internas radicales

La renovación de los vencimientos de la deuda en pesos se está convirtiendo en un problema de cada vez más complicada resolución para el Ministerio de Economía.

Esto quedó demostrado cuando los privados no dan el presente en las licitaciones y a la secretaría de Finanzas se le hace difícil lograr la refinanciación de los vencimientos.

Ese escenario se irá agudizando a medida que avancen las semanas y comience a mandar el calendario electoral, Economía decidió salir a pasar la gorra por las provincias y municipios. La idea es que la liquidez que retiran los privados sea reemplazada por los fondos públicos que administran gobernadores e intendentes.

Sergio Masa no logró renovar la totalidad de los vencimientos por $ 261.000 millones y logró suscripciones por $ 219.000 millones. Es decir quedaron 42.000 millones de pesos “abajo”. El faltante podría haber sido mayor si no se hubieran presentado a la licitación diferentes distritos que atendieron al llamado de Sergio Massa.

Según pudo saberse compraron deuda en pesos del gobierno nacional las provincias de Santiago del Estero; Salta; Formosa; La Pampa; Catamarca; Tierra del Fuego y Jujuy. Y también los municipios bonaerenses de La Matanza; San Fernando; Escobar; Lomas de Zamora; Almirante Brown y Florencio Varela. Todos kirchneristas, incluido Gerardo Morales.

Pero además de evitar sobresaltos económicos, se trata de una apuesta política para 2023. Gobernadores e intendentes comparten el diagnóstico de que no hay destino electoral para el kirchnerismo si la gestión de Massa se derrumba. Pero además varios de ellos se inclinan por el tigrense como opción entre Alberto o Cristina.

Los gobernadores del Norte y los intendentes peronistas del Conurbano comenzaron a tantear una posible candidatura presidencial de Sergio Massa en 2023.

La posible candidatura de Massa es un tema recurrente en los diálogos políticos.

"Creemos en un modelo de país donde el desarrollo de las empresas y el de sus trabajadores vayan de la mano. Acompañamos la enorme tarea del ministro para brindar sostenibilidad a la deuda pública, orden macroeconómico y garantías de desarrollo para nuestra economía", tuiteó Martín Insaurralde. Lo siguieron Mariano Cascallares, de Almirante Brown, y Cristian Cardozo, del Partido de La Costa.

En realidad se trata de un testeo para ver cómo caen estas muestras de apoyo y jugarse o no por una candidatura. Sin embargo, el apoyo clave de intendentes y gobernadores a Massa se dio con la intervención en la operación para renovar los vencimientos de la deuda en pesos.

El tema se discutió varias veces en las reuniones de los gobernadores del Norte y la mayoría respalda la opción de Massa.

En uno de esos encuentros, uno de los mandatarios provinciales, algunos sindican al correntino Valdez, quiso poner un freno y advirtió demasiado apoyo al ministro podría ser contraproducente porque lo convertiría en candidato. "…Ojalá porque si a Sergio le va bien, nos va bien a todos", le paró en seco otro gobernador, al que muchos señalan a Gerardo Morales.

Alfredo Cornejo se planta frente a Morales y dice que hoy hay una demanda por un radicalismo mucho más representativo de sectores privados, emprendedores, empresarios, trabajadores y no está leyendo bien esa demanda.

Gustavo Valdés apuesta a convertirse en líder de la UCR en el norte, en una pulseada con Gerardo Morales, que le permita meterse en la fórmula presidencial de Juntos por el Cambio.

El gobernador de Corrientes se reunió con Horacio Rodríguez Larreta y le exhibió su armado en el noreste argentino, estructura que hoy no tienen ningún otro dirigente de la oposición.

Valdés tiene mandato hasta 2025 y le sacó más de 50 puntos al peronismo en la última elección. Pero además ya tiene candidatos en otras cinco provincias de la región.

Valdés le presentó este armado a Larreta. Si bien en su entorno repiten que no está obsesionado con el 2023, con tres años de mandato de por delante, cerca del jefe de gobierno interpretan que el armado norteño es la carta del correntino para ser el candidato a vicepresidente de Larreta, una opción que se viene barajando desde hace meses.

Frente a este escenario adverso, Morales prepara otra estrategia en conjunto con Facundo Manes, otro dirigente de estrechos lazos con Sergio Massa, dicen que la idea es que los radicales tengan rápido un candidato único, y para esto se deberían convocar a una interna abierta en febrero o marzo, especulan que eso podría movilizar al partido.

Morales quiere sacar ventaja sobre Manes, ya que él considera que maneja buena parte de la estructura partidaria, mientras que Manes es más fuerte entre los independientes. Al tratarse de una interna no obligatoria, el peso del aparato crece.

Quien resulte ganador se presentará a la interna de Juntos por el Cambio en agosto, aunque con un límite: no apoyarán una candidatura presidencial de Mauricio Macri, con quien Morales y Manes rompieron diálogo.

De esta manera, si el ex presidente se anima a volver a pelear por la presidencia, Juntos por el Cambio se asomaría a un escenario de ruptura y cualquier candidato del Frente de Todos (Sergio Massa) resultaría favorecido en ese escenario. La pregunta que ronda por estas horas, es si el objetivo de Manes es también es romper Juntos por el Cambio, empresa en la que está empeñado Morales desde hace un tiempo largo.

No hay que olvidar que quien pierda la interna tendrá posibilidad de incorporarse a alguna lista en junio y llegar al Congreso u a otro cargo, una opción con la que no cuentan los derrotados en las primarias.

No es un tema menor, sobre todo para Morales, que no logra salir del triste 3% en las encuestas y desde hace más de 30 años mostró una singular habilidad para permanecer en la nomina salarial del Estado.

Dejá tu comentario