Nacionales | MENDOZA | La Pampa |

El caso de la joven que mandó el cuerpo de su bebé por encomienda

Una joven de 19 años mandó el cuerpo de su bebé por encomienda a su novio de La Pampa. El caso, sin antecedentes en Mendoza, fue elevado a juicio, aunque la acusada luego sería sobreseída.

En julio de 2009, un caso dejó desconcertados a los investigadores. El cuerpo de un bebé fue hallado en una encomienda abandonada en una zona de médanos de La Pampa. Más tarde descubrirían quién envió la caja y quién era el destinatario.

El 8 de julio un hombre que caminaba por Santa Isabel, en La Pampa, encontró una encomienda que emanaba un olor nauseabundo. No quiso abrirla y de inmediato dio aviso a la Policía. Fueron los uniformados los que darían con el cuerpo de un pequeño desmembrado.

Ante el horror de lo que veían comenzaron a investigar de dónde provenía esa encomienda y quién debía recibirla. No fue difícil, el paquete tenía los datos de un joven de la zona al que fueron a interrogar.

"Es mi hijo", dijo el chico ante la pregunta de los pesquisas. El bebé llevaba unas 72 horas muerto y quien lo había enviado era la madre, una mujer de 19 años que vivía en General Alvear, Mendoza.

La conexión con la provincia no tardó en llegar y los pesquisas locales buscaron a ella. Se trataba de Carla Lauro, una estudiante de Psicología que había parido en los últimos días.

La necropsia determinó que la criatura había muerto por asfixia, que podría haber sido como consecuencia de una maniobra de la madre o por abandono de persona, es decir, por no brindarle asistencia.

Tras la muerte, Lauro colocó el cuerpo en una caja de galletas y la envió a La Pampa, donde vivía su novio y padre del bebé.

"Ahí va tu hijo", le dijo en un mensaje de texto al novio.

Al muchacho le avisaron que había recibido un paquete en la terminal y supo de qué se trataba. Fue a buscarlo, de la caja podía sentir el olor a putrefacción. No pudo abrirla y la abandonó en el descampado.

"Es un caso macabro, increíble", dijo en ese momento quien era el ministro de Seguridad de Mendoza, Carlos Ciurca.

Lauro fue finalmente imputada por la fiscal de Delitos Complejos de ese momento, Claudia Ríos. La funcionaria judicial la acusó por abandono de persona y la envió a prisión. En octubre de ese año la Cámara de Apelaciones la benefició con la prisión domiciliaria porque consideraron que no había peligro de fuga ni entorpecimiento de la investigación.

En abril del 2011 la causa fue elevada a juicio y luego archivada con el sobreseimiento de la joven.

FUENTE: MDZ

Dejá tu comentario