Leonardo Ferreyra, “el leoncito” de Jujuy

El ex Gimnasia y Esgrima de Jujuy dejó su provincia para buscar otros aires en Bahía Blanca, donde Olimpo lo espera con la esperanza de hacer un gran debut en la máxima categoría del futbol argentino.


Pibe de barrio, atorrante cuando lo convocaban a jugar a la pelota… En el barrio Los Perales, mientras los gorriones  se estremecían huyendo hacia el Río Grande, los chicos jugaban para el deleite de su técnico y de los que pasaban por ahí…

Los entreveros de la vida, hicieron que se fuera a vivir al barrio Cuyaya, en donde tal vez, haya respirado aires de futbol… Hasta que apareció en Gimnasia y Esgrima de Jujuy, como esas promesas que a diario, se manifiestan en alguna cancha.

El pibe quería ser futbolista, más que jugar sólo a la pelota y así llegó a primera división.

Llegó luego el 29 de octubre de 2009, después de esfuerzos y sacrificios, cuando Héctor Arzubialde, técnico del equipo, lo llamó para solucionar algún tema táctico. El cero a cero, los dejó tranquilos, mientras “el leoncito” Ferreyra, se mostraba en sociedad, ante los que lo quisieran ver…

Perfil bajo, tímido, austero, pero atento a los que los periodistas le iban a preguntar, Leo sabía a qué jugaba en su carrera. Por eso reconoció haber venido de muy abajo, agradeciéndole a Héctor Arzubialde; admitiendo que con “Pancho” Ferraro las cosas no le salieron tan bien y agradeciendo que con Salvador Ragussa, su rendimiento mejoró.

Las olas se calmaron y llegó la primavera de su destino, que se inició con la confianza del “mago” Gómez y la convocatoria  a la selección Argentina que pelearía en Guadalajara su pasaje a los Juegos Olímpicos. No se dio, pero el nombre de Leo Ferreyra, ya estaba con orgullo en las bocas de los hinchas de Gimnasia.

No era para menos, sumar su nombre al lado del “rana” Valencia, Alderete, “el turco” Alul, “el burrito”Ortega, Jorge Ortega, “Popeye” Herrera… En definitiva, con los que fueron convocados para integrar combinados argentinos a nivel internacional.

Leonardo Ferreyra, vino al mundo para seguir regando sangre, sudor y orgullo.

Ahora se nos va hacia Olimpo de Bahía Blanca. Ojalá que con la misma estrella que lo alumbró desde los potreros hasta el 23 de Agosto del barrio Luján. Para seguir los pasos de los más grandes jujeños  y para que algún “curda” diga en su lugar: “Le dicen “el leoncito”, pero se llama Leonardo Ferreyra y es de Jujuy ¡caramba!

Dejá tu comentario