Jujuy | LEGISLATURA | Diputados | Bolivia

En Jujuy, los diputados repudiaron el golpe de estado en Bolivia con una insólita pelea

Hubo coincidencia en todos los bloques en calificar de esa manera la crisis que derivó en la salida de Evo Morales de la presidencia en el vecino país; sin embargo, oficialismo y oposición discutieron acaloradamente por la redacción final del texto y no lograron ponerse de acuerdo.

  • La Legislatura de Jujuy no vaciló al calificar de golpe de estado lo ocurrido en Bolivia y lo repudió.
  • La declaración fue apoyada por unanimidad, aunque la izquierda y el PJ plantearon reparos en cuanto a la redacción del texto final.
  • Así, los representantes jujeños se diferencian del gobierno de Mauricio Macri, que evita definir cómo golpe de estado la salida de Evo Morales.

"No se puede vacilar ni un segundo, lo que pasó en Bolivia fue un golpe de estado". "No se puede vacilar ni un segundo, lo que pasó en Bolivia fue un golpe de estado".

Con matices, la posición fue compartida por todos los bloques en la 7ma sesión ordinaria de la Legislatura provincial.

Desde la izquierda hasta lo que queda de Cambiemos, pasando por el peronismo, revitalizado tras el triunfo del Frente de Todos y la inminente llegada de Alberto Fernández a la presidencia.

Los diputados jujeños aprobaron por unanimidad la tarde del miércoles 13 de noviembre un repudio generalizado a la crisis que produjo la salida de Evo Morales de la presidencia de Bolivia.

Hubo quienes señalaron que "hubiese sido bueno que viniera a la Argentina y no a México" como el diputado Rubén Rivarola, que antes consideró que "Jujuy también es parte de Bolivia".

Otros, en el oficialismo, como el diputado Alberto Bernis reclamó la potestad de cada partido de "elaborar su pensamiento político propio sin la reacción de un grupo minoritario", en contestación a la izquierda que buscó repudiar "a la presidenta de facto", en relación a la autoproclamada senadora Yanina Añez.

Allí, junto al frente de izquierda, los diputados del PJ intentaron evitar que la resolución exprese el deseo de "restablecimiento del pleno estado de derecho y convocatoria a elecciones", al entender que el oficialismo, al afirmar tal cosa, se estaba inmiscuyendo en un asunto interno.

"Con expresar nuestra solidaridad es suficiente, lo demás se supone pero no hace falta decirlo", dijo el diputado Alberto Matuk.

"Que la situación constitucional de Bolivia la resuelvan institucionalmente los bolivianos", dijo Bernis, quién también defendió al embajador argentino en el vecino país, el jujeño Normando "Chiqui" Álvarez García. "Recibió a funcionarios bolivianos en su caso aún en contra de la opinión de la cancillería argentina", contó.

El oficialismo terminó votando la redacción original y se produjo una discusión con ribetes insólitos: el oficialismo sostuvo el pedido de llamado a elecciones nuevas, mientras la oposición consideró que eso terminaba avalando la salida de Evo Morales, lo que se negaron a apoyar.

Los diputados, en ese pasaje de la sesión terminaron a los gritos y sin acuerdo. Ese fue el cierre, penoso, del debate.

Así se terminó de diferenciar el oficialismo local de lo que queda de gestión de Mauricia Macri, quien no reconoció "razones objetivas" para definir la crisis boliviana como un golpe de estado.

Dejá tu comentario