Política | Jujuy | Víctor Galarza | Agua potable

Agua potable con olor a podrido

En el año 2015 lo que es Agua Potable S.A hoy era Agua de Los Andes, la compañía no andaba ni bien ni mal. Con la transformación impulsada por Gerardo Morales comenzaron los problemas en la empresa.

En primer lugar, tenían beneficios con el IVA, cualquier ciudadano desarrollaba un proyecto de planta de tratamiento de líquidos cloacales, se presentaba en el ENOSA, el organismo a cargo, se destinaba la plata o los recursos con esa finalidad, por ejemplo por 121 millones de peso, IVA incluido, venia la licitación una vez adjudicada la obra, la empresa aplicaba la factura tipo A y había devolución de IVA con este nuevo formato a Agua Potable S.A se le factura con IVA exento es decir, se pierden la devolución de ese IVA.

Por otro parte, la compañía antes tenía dos departamentos muy importantes que eran: de estudio y proyectos y, por otro, lado el de construcciones.

El departamento de estudios y proyectos se ocupaba de las inspecciones en loteos grandes en donde se desarrollaban a lotear las redes de agua correspondientes en ese entonces había que ir a la compañía, presentarse en el departamento de estudios y proyectos donde se aprobaba la obra y se cobraba un visado. Ese visado implicaba la revisión y eventuales sugerencias de posibles cambio de alguna cosa.

En el departamento de construcción se inspeccionaba si la obra estaba bien plantada y se debía abonar por esa revisión, un porcentaje de la obra.

Hoy estas dos áreas de la empresa están totalmente desmanteladas. Sí usted lee bien, así se encuentran en la actualidad.

Hoy terminan la obra y tienen que presentar una declaración jurada (explicando que hiciste bien las cosas) sin necesidad de ninguna inspección.

En cualquier obra de agua lo importante es que no haya pérdidas, antes había que demostrar que la presión se mantenía por medio de una prueba de presión, de una hora aproximadamente.

¿Hoy todo se resuelve con un papel?

Qué pasa cuando terminan un barrio y al tiempo viene la gente a ocupar sus viviendas abren el grifo y todo es un colador ¿salen corriendo a buscar al dueño del papel? Es una plena locura.

Desde el sentido común hablo ¿si no haces las pruebas previas correspondientes una vez terminada la obra como haces para detectar las fallas?

Le doy un dato: hoy el 50 por ciento del agua que se produce se filtra, por ende se pierde y ¿sabe cuál es el motivo? por fallas en el sistema de red, etc.

Por otra parte en muchos casos ha pasado que te dan factibilidad de agua de modo que las empresas avanzan con las obras, con las inversiones y después se dan con la noticia que no hay factibilidad .

Que hace el privado en este caso, se va porque hay riesgo no hay garantías. Tal es así me cuentan que hay muchos desarrollos en Jujuy “colgados” por estas decisiones que toma el Sr. Galarza.

Si Agua de los Andes andaba medianamente bien con qué necesidad el Estado mete la mano sino hay experiencia en el tema la idea es hacer algún negocito como embotellar agua con la misma agua de red.

Negocio del que no ningún conocimiento de su balance y mucho menos de que niveles de rentabilidad tiene.

Al frente de la compañía está un señor que no tiene ninguna idoneidad en la materia. ¿Es ingeniero químico? No. ¿Es ingeniero civil? No. ¿Es ingeniero industrial? Tampoco. ¿Es cajero del poder? Habría que preguntarle al gobernador Morales…

Dejá tu comentario