Jujuy | Grave denuncia

Marcelo Nasif pedía parte del sueldo de sus "asesores"

Luis Alfredo Gaspar, ex empleado de Marcelo Nasif en la legislatura provincial, se presentó ante la fiscalía de Aldo Lozano y radicó una grave denuncia contra el diputado, acusándolo de quedarse con parte de su salario.

La denuncia radicada hace algunos meses tuvo su origen cuando Gaspar, por cuestiones personales, resolvió no continuar aportando de su salario a Nasif generando una reunión con el legislador, quien insistentemente le sugirió que continuara con el aporte, pidiéndole concretamente que “su salario lo divida entre cinco”.

Gaspar, además de su testimonio aportó la grabación de un encuentro con Nasif, quien inicia el coloquio de una manera más que sugestiva, indicándole a Gaspar que sobre su escritorio tenía las planillas de asistencia de todos los empleados, todas ellas ya rubricadas por el legislador, excepto la de Gaspar, sujeta al resultado de la reunión.

En la grabación que obra en el expediente de Aldo Lozano, Nasif de alguna manera pretende ensayar una explicación singular sobre la deleznable práctica de quitarles parte del salario a los trabajadores, argumentando que es una manera de ser “solidarios” con otros empleados que “apenas ganan 6000 pesos…”.

En algún momento de la conversación indica que “él venía sosteniendo al partido” y que era obligación de todos “poner para que la maquina se mueva”, inclusive destaca que Carlos Cantero en algún momento aportó, al dejar de hacerlo lo “echo por traidor hijo de puta…” (sic)

A raíz de estos hechos, la práctica por primera vez llega al fuero penal, donde el fiscal Lozano ya tomó algunas diligencias tendientes a esclarecer el episodio y determinar si la conducta de Marcelo Nasif está reñida con el Código Penal.

Por lo pronto, algunos legisladores de todos los bloques políticos entienden que “el cuerpo no puede verse manchado por el accionar de Macelo Nasif” y que el propio pleno debe activar sus anticuerpos para comenzar  sanear el ya desprestigiado cuerpo deliberativo provincial.

Por supuesto que también están aquellos que al parecer naturalizaron esta ignominia y prefieren que la causa duerma el sueño de los justos.

Dejá tu comentario