Mundo | Gobiernos |

Retroceso autoritario: China se une a los gobiernos de permanencia indefinida

Hasta hace poco, si un líder chino se hubiese instalado de por vida en el poder, habría sido blanco de la condena internacional por socavar la tendencia global a favor de la democracia. Pero ahora esa jugada parece estar en consonancia con el movimiento de varios países en esa misma dirección, en los que hay una regresión autoritaria de liderazgos fuertes.

La sorpresiva difusión de anteayer de que el Partido Comunista aboliría los límites constitucionales de los mandatos presidenciales -en los hechos le permitiría a Xi Jinping gobernar indefinidamente- fue la más reciente y la más significativa señal de que el mundo se está inclinando por los gobiernos autoritarios, con frecuencia erigidos en torno a un ejercicio del poder altamente personalista.

La lista incluye al ruso Vladimir Putin, al egipcio Abdel Fattah al-Sisi y al turco Recep Tayyip Erdogan, que ya abandonaron cualquier pretensión de gobernar según la voluntad de su pueblo. El autoritarismo también está reapareciendo en Hungría y Polonia, que hace apenas un cuarto de siglo se liberaron de las cadenas de la opresión soviética.

Todos tienen muchas razones para actuar de ese modo -como resguardar su poder y privilegios en una época de inestabilidad, terrorismo y guerra, amplificados por las nuevas tecnologías-, pero una de las más relevantes es que pocos países tienen hoy estatura o autoridad, moral u otra, para alzar la voz, y, según los críticos, menos todavía Estados Unidos.

Temas

Dejá tu comentario