Política | Gerardo Morales | Estado | Jujuy

Crisis de confianza y credibilidad en la sociedad

Cuando el estado toma el camino diferente frente a las demandas de la sociedad se genera un clima social critico, donde las consecuencias pueden ser muy graves

A esta hora tengo la sensación de que la incoherencia entre el discurso y la acción que se observa en el gobierno del Sr. Morales es muy severa.

Además, torpemente Morales se empeña todos los días en inventar una certidumbre que no existe y se refleja en todos los sectores, esto como una primera lectura.

En una segunda lectura que puedo hacer, hay un gran malestar en la vida de los jujeños pero simultáneamente ocurre que hay un profundo vacío de liderazgo capaz de poder canalizar el humor social.

Además la dirigencia política de hoy no es capaz de poder rescatar su falta de credibilidad, sostienen la pésima imagen que tiene la sociedad, sobre ellos. De modo que la incertidumbre está muy marcada en el hoy, en nuestro día a día en la vida cotidiana.

La oposición no está exenta de la crisis en la clase política, también esta impactada por la falta total de credibilidad y tiene que bregar por recuperarla ya que sin credibilidad es imposible liderar.

Jujuy es una provincia con una inmensidad de necesidades que no se podrán cubrir por la fenomenal deuda que ha contraído Morales durante todos estos años y que va por más, porque sigue contrayendo deuda a futuro, de eso no tenga dudas.

Frente a eso tanto ciudadanos como los dirigentes necesitan tener claro sus prioridades ya que todo al mismo tiempo no se puede hacer.

Este es un gobierno que no puede procesar correctamente las prioridades porque no escucha, si lo hiciera Morales por ejemplo, antes de pararse en el atril, con la casa de gobierno de fondo para anunciar la reforma debería haber iniciado una ronda de consulta previa con todos los sectores, eso es lo que sucede en un estado con sistema democrático. Morales se escucha a sí mismo y el resultado es lo que estamos viendo como consecuencia de que no está bien rodeado y no trabaja en equipo porque no quiere y porque no tiene gente idónea en los diferentes cargos.

Estamos inmersos en una crisis de confianza y de credibilidad espantosa y esto agita algunos fantasmas que sucumben a la democracia.

Según dijo el Papa Francisco en su encíclica Fratelli Tutti, la política ya no es una discusión sana sobre proyectos a largo plazo para el desarrollo de todos y el bien común, sino solo recetas inmediatistas de marketing que encuentran en la destrucción del otro el recurso más eficaz en este juego mezquino de las descalificaciones, el debate es manipulado hacia el estado permanente de cuestionamiento y confrontación.

Morales tiene una concepción equivocada del poder…

Romanos Guardini fue un sacerdote pensador, escritor y académico alemán que definió al poder de esta manera: “Es la facultad de mover la realidad, de generar las energías reales que puedan cambiar la realidad de las cosas…”

Si traemos esta idea a los hechos en Jujuy el ejercicio del poder liderado por Morales ¿Qué ha cambiado?

¿Cambiaron las condiciones reales de la salud pública? ¿Cambiaron las condiciones reales del servicio de seguridad? Y los interrogantes siguen surgiendo ¿Cambiaron las condiciones salariales de los empleados públicos? ¿El derrame de inversiones en siete años ha sido normal?

Morales no ha cambiado la realidad de las cosas todo sigue igual lo que existe es la construcción de un estado no natural que tienen dos iconos: Planta Solar Cauchari y Cannava, pero esos proyectos no es el estado real. Esta construcción ficticia de un supuesto estado moderno no está pensado en post del bien común.

De modo que tenemos por un lado un gobierno que hace lo que quiere, no lo que debe y una sociedad que ya no confía y que además no se siente contenida por el vacío de liderazgos y que termina haciendo la individual o el sálvese quien pueda lo cual estamos entrando en un escenario pre anárquico muy preocupante.

Dejá tu comentario