Cultura | Fieles Difuntos | Noroeste | Tradición

Ofrendas: Cuál es su origen y por qué los jujeños adoptamos esta tradición

En muy pocos lugares del NOA argentino realizan este culto, producto del sincretismo entre tradiciones precolombinas y cristianas.

El 1 y 2 de noviembre, los países que siguen una tradición católica celebran este día en honor a todos los Santos y los difuntos (incluyendo a los no canonizados).

En Latinoamérica, se realiza una ceremonia con una suerte de sincretismo que resulta de la fusión de las prácticas cristianas con las costumbres de las culturas prehispánicas, y que si bien se originó en México, se trasladó a otros países como Ecuador, Bolivia, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Venezuela, Guatemala y Perú.

En nuestra provincia adoptamos una tradición similar a la boliviana, que consiste en la donación de ofrendas a las almas, por medio de “un altar o mesa también llamada apxata que es adornada con flores, velas, cañas, frutas, bebidas y dulces, además de otros elementos”.

Las T’anta Wawas, son los elementos más importantes en la mesa, son panes hechos de harina que se realizan con forma humana, representando al difunto, es decir, es un pan que asimilara a la persona fallecida.

La escalera de pan es otro componente de la apxata (altar) que simboliza el ascenso de las almas al cielo.

image.png

EL SIGNIFICADO DEL DÍA DE LOS MUERTOS

Esta celebración se compone de la creencia de que las almas de las personas fallecidas se mantienen presentes en el plano terrenal. Desde esta perspectiva, la muerte es considerada como una meta alcanzada y no como una pérdida.

Se piensa que los espíritus de las personas difuntas visitan durante el Día de los Muertos a sus tumbas o a los altares que su familia montó.

También podés leer: Costumbres jujeñas en el Día de "Todos los Santos" y de los "Fieles Difuntos"

Dejá tu comentario