Jujuy | FF 47% Macri 32% |

Paliza inesperada

La fórmula integrada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner obtuvo el 47% de los votos, le sacó 15 puntos a la dupla oficialista Macri – Pichetto, que alcanzó el 32%, y quedó en las puertas de un triunfo en primera vuelta en las generales de octubre. En Jujuy, el peronismo aplastó a los candidatos de Morales y, si se unen, se llevarían el segundo diputado nacional.

El gobierno sabía que perdía la elección primaria en los días previos al sorprendente domingo 11 de agosto. 

Pero ni el más osado analista, ni en el oficialismo ni en la oposición, se animó a vaticinar que la dupla conformada por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner alcanzaría todo lo necesario para llevarse un cómodo triunfo en primera vuelta en las elecciones generales que se celebrarán el 27 de octubre. 

El discurso del presidente Mauricio Macri pasadas las 22 horas y después de una larga espera por datos oficiales, no pudo disimular el profunda decepción. 

El oficialismo se pasó la tarde entera repitiendo que en la elección primaria no se define nada, que la gente normalmente concurre en mayor cantidad en las generales “porque son las que valen”, que a partir de ahora redoblarán esfuerzos para una remontada que hoy muy pocos sueñan. 

La derrota incluso barrió a María Eugenia Vidal, quien obtuvo el 32% y sólo un milagro le permitirá seguir siendo gobernadora de Buenos Aires, ya que Axel Kicillof se llevó casi la mitad de los sufragios (49%).  

El gobierno habla de “responsabilidad” para el tramo que queda y no son pocos los que temen por la gobernabilidad. 

En el búnker del Frente de Todos, la euforia se extendió toda la noche y llegó a su punto máximo a las 23:44 cuando Alberto Fernández irrumpió en el escenario y gritó: “¡Gracias Argentina!”. 

En Jujuy, pese a que insistentes boca de urna hablaban al mediodía de una victoria ajustada para Cambiemos, el primer resultado publicado por la empresa que realizó el escrutinio provisorio – muy cuestionada – desnudó el evidente “error”: la derrota fue peor que a nivel nacional. 

La categoría diputados lo refleja. Si el peronismo se une, les ganará con comodidad a los candidatos elegidos pura y exclusivamente por el gobernador Gerardo Morales. 

Es que la interna peronista, con tres candidatos, alcanzó el 46,84% frente al 27,83% de Juntos por el Cambio. 
De ese 46%, la candidata oficial de la fórmula de Alberto y Cristina, Carolina Moisés, se llevó más de la mitad, duplicando a su competidor Julio Ferreyra. 

Si ambos llegan a un acuerdo, no tendrían problemas en superar a los ministros Jorge Rizzotti y Natalia Sarapura, los bendecidos de Morales. 

Así, el escenario para el gobierno, tanto en la provincia como en el país, es claramente negro. A menos que se produzca un evento extraordinario que les permita remontar y soñar con más del 50% como afirma Elisa Carrió, el 10 de diciembre deberán abandonar el gobierno para cederle el poder nuevamente al peronismo. 

Dejá tu comentario