Nosotras | Belleza | manos | piel

La guía definitiva para cuidar la piel de tus manos en invierno

En invierno, el frío y la calefacción pueden resecar la piel dejándola tirante y seca. Las manos, al igual que la piel de los labios, no están exentas de dichas agresiones: una especialista nos explica qué hacer para protegerlas.

Las manos son una de las zonas de nuestro cuerpo que envejecen más rápido porque no se les brinda el cuidado necesario para mantenerlas sanas. Siempre están a la vista, y son, junto con el rostro, una de las zonas más expuestas continuamente a agresiones externas.

El sol, el frío, el calor y los cambios de temperatura, o bien el contacto con sustancias o productos químicos son los agentes a los que las exponemos, que muchas veces pueden provocar daños.

Con el paso del tiempo, la piel puede sentirse y verse rugosa, áspera y seca, con la posible aparición de manchas.

piel-de-las-manos-como-cuidarla-en-invierno_.jpeg.webp
Foto: Pinterest

Foto: Pinterest

Cómo es la piel de las manos

  • Tiene algunas particularidades: en el dorso su textura es muy fina y frágil.
  • Posee pocas glándulas sebáceas, lo que hace que se reseque con más facilidad, favoreciendo el envejecimiento prematuro.
  • La piel de las palmas es más gruesa, tampoco hay glándulas sebáceas, lo que favorece la deshidratación.
  • Sí existen en esta zona glándulas sudoríparas, por lo que algunas personas pueden sufrir hiperhidrosis.

3 posibles consecuencias del invierno en las manos

Sequedad: el frío, el viento y la humedad favorecen a que las manos se resequen con facilidad y tengan un tacto áspero, llegando incluso a poder aparecer grietas.

Irritación y rojeces: las bajas temperaturas pueden alterar la película protectora de la piel, es común que en invierno las manos se irriten y vuelvan rojas.

Sabañones: se manifiestan a través de inflamación y enrojecimiento de zonas expuestas al frío como pueden ser los dedos de las manos, los dedos de los pies, la nariz o las orejas. Los vasos sanguíneos se hinchan cuando hay un calor súbito después de haber estado expuestos a bajas temperaturas, provocando molestias e incluso dolor o picazón. Estas zonas tienden a perder el calor abruptamente y enfriarse, causa fundamental de los sabañones.

Cómo cuidar la piel de las manos en invierno

Beber mucha agua: el agua es el hidratante natural importante e imprescindible para que la piel no pierda su humedad.

Uso de guantes para la limpieza: los detergentes y los artículos de limpieza en general suelen son muy abrasivos y dañan la piel de las manos.

Abrigar las manos: los guantes de abrigo también son un buen recurso para estar a la intemperie.

Usar crema hidratante: durante esta época su uso regular es muy importante ya que las protege del frío y de sus consecuencias.

Protección solar: los daños del sol provocan casi el 80% del envejecimiento. Y nuestras manos están constantemente expuestas al sol, por eso, es importante luego del lavado y la hidratación, colocar protector solar.

Correcto lavado: para lavarnos las manos es ideal utilizar un jabón con ph neutro, ya que un cambio en nuestra piel hacia la alcalinidad o acidez excesiva pueden provocar irritación o sequedad.

Espaciar el alcohol en gel: es recomendable usarlo fuera de casa, cuando no tengamos acceso al lavado de manos

Exfoliar: una vez por semana ayudará al proceso de recuperación celular y permitirá que la crema de manos penetre mejor en la piel. Se eliminan las células muertas superficiales y los restos de suciedad o residuos de geles. Ideal encontrar un exfoliante de manos específico, que hidrate y no sea agresivo.

Tratamientos en gabinete

En cuanto a aparatología, existen propuestas bien específicas para mejorar la apariencia de la piel de las manos, como un láser que produce un peeling, ideal para eliminar manchas, señales de fotoenvejecimiento imperfecciones. Combinado con máscaras blanqueadoras, garantiza el toque final para lograr manos como nuevas de manera segura y efectiva.

El Plasma Rico en Plaquetas es uno de los mejores tratamientos para rejuvenecer la piel de las manos. Esta técnica se basa en aislar y utilizar los factores de crecimiento presentes en la sangre del paciente al que se le va aplicar la técnica. Estos factores, provenientes de las plaquetas, aceleran y estimulan la regeneración de los tejidos que han perdido su vitalidad en las manos. Se aplica en las manos a través de microinyecciones en el dorso de las manos y en todo su recorrido. El resultado son unas manos tersas, tonificadas y sin arrugas.

La Hidroxiapatita de calcio, está aprobada para rejuvenecimiento de las manos. Es un compuesto de microesferas de hidroxiapatita de calcio que es biocompatible y reabsorbible. Añade volumen, rellenando la piel del dorso de las manos y estimulando la producción de colágeno. Se inyecta debajo de la piel mediante una aguja fina. Esta inyección es prácticamente indolora y los resultados son inmediatos, rellenando la piel del dorso de las manos.

Asesoró: Dra. Johanna Furlan, Cirujana estética (MN 122.975) /@drajohannafurlangraf

FUENTE: Para Ti

Dejá tu comentario