Jujuy | ambiente |

La Iglesia lamenta la desidia que hay respecto a los basurales

Faltando menos de un mes para las peregrinaciones a Río Blanco, el Padre Héctor Barrera mostró su preocupación por el basural que crece en la vinculación entre Ruta Provincial n° 1 y la Ruta n° 66, en uno de los ingresos a Palpalá. Calificó como "una vergüenza" la desaprensión con la que actúan quienes arrojan desechos.

 

Octubre indica en el calendario jujeño, el mes de la Virgen de Río Blanco y Paypaya, una de las manifestaciones religiosas más grandes e importantes de la provincia, luego de la peregrinación a Punta Corral. 

Cientos de fieles se movilizan cada domingo para asistir a los actos litúrgicos en el Santuario de Río Blanco en Palpalá, un lugar sagrado que además es gran atractivo para los amantes del turismo religioso. 

Faltando poco para el inicio de la extensa agenda, el Padre Héctor Barrera, rector del Santuario, mostró preocupación con respecto a diversos temas de la coyuntura, pero hizo un paréntesis para referirse a la cuestión ambiental y al basural que crece en la vinculación entre Ruta Provincial n° 1 y la Ruta n° 66.

La cuestión de los basurales constituyen un problema crónico en la provincia, pese a que una de las políticas que se planteó la actual gestión fue convertir a la provincia en un Jujuy verde. Los basurales en  La Almona, Finca El Pongo,  Los Alisos Perico y Palpalá, son sólo algunos ejemplos de la ineficiente política ambiental.

Como hombre de la Iglesia,  Barrera manifestó que en la preocupación por el medio ambiente es central para el Papa Francisco que en una de sus encíclicas se refiere a que los daños a la naturaleza y el cambio climático son un asunto moral para la iglesia católica.

Temas

Dejá tu comentario