Jujuy Al Momento

Jujuy al Momento

Cuestionada medida

Polémica por cerco perimetral que divide La Quiaca y Villazón

Frente a las dificultades para controlar eficazmente la zona fronteriza, el Gobierno nacional inició la instalación de un cerco perimetral que llegaría a cubrir una distancia de aproximadamente 1 kilómetro. Esto despertó críticas de todo tipo, aunque hubo quienes acompañaron la iniciativa.

Según datos oficiales, se estima que, por cada boliviano que ingresa legalmente en la Argentina, hay tres que lo hacen en forma ilegal. Por lo general, cruzan el río a pie o simplemente atraviesan el puente sin dar explicaciones ni presentar documentación.

Gendarmería Nacional asegura que es imposible controlar toda la frontera y remarca que, por más que todos los días se hacen controles, es recurrente el paso de bolivianos ilegales hacia el lado argentino.




El Gobierno nacional realiza la obra de la valla contenedora hasta la avenida Jujuy, ubicada aproximadamente a 800 metros del puente internacional. El objetivo es que un retén de Gendarmería Nacional controle la avenida Jujuy, cuyo tránsito fronterizo se presenta con mucha fluidez, pese a ser ilegal y desviarlo al puente internacional.

Muchos van a trabajar a La Quiaca. Eso está permitido para los residentes de Villazón. Otros, ingresan a la Argentina para hacer turismo o visitar a sus familiares.

Esta dificultad para controlar adecuadamente la frontera del norte argentino con el país hermano de Bolivia viene siendo analizada desde hace ya mucho tiempo, principalmente, por la preocupación que se generó en torno al avance del narcotráfico.

Hace poco se instaló la polémica cuando un fiscal salteño sugirió construir un muro en la frontera con Bolivia para combatir esta problemática.

Dicha sugerencia estuvo acompañada por argumentaciones tales como que a los bolivianos no les “interesan las soluciones” en la lucha contra el tráfico de estupefacientes y que la frontera está “desprotegida”.

El cercado que, hoy por hoy, se está instalando en la frontera entre las ciudades de La Quiaca y Villazón, dista bastante del muro que propone el funcionario judicial salteño, aunque para muchos es una" barbaridad" que viene a dividir a dos pueblos hermanos.

Otros, sin embargo, pobladores de La Quiaca en su mayoría, celebran la medida puesto que sostienen que si la gente necesita o desea pasar de un lado a otro, debería hacerlo a través del paso habilitado que es el puente internacional y no hacerlo a escondidas de los controles de las fuerzas de seguridad.

Consultado al respecto, el intendente electo de La Quiaca, Miguel Tito dijo no estar de acuerdo con la instalación de este cerco, ya que a su parecer se debería flexibilizar la frontera.

Por esa razón, propuso la implementación de la tarjeta de libre tránsito fronterizo para que los pobladores puedan circular sin necesidad de tanto trámite engorroso.

Por su parte, Rogelio Rendon, representante del centro cívico de Villazón se opone tajantemente a la tarjeta de libre tránsito puesto que considera que les están quitando identidad como bolivianos.

Otra de las voces que se alzaron en contra de este cerco, fue el periodista boliviano Enrique Quiquinte quien lo calificó como algo "humillante" para ambos países.

La construcción comenzó hace muy poco por lo que solo hay montada una base con sus respectivos pilares que se extiende por unos 500 metros.

Habrá que esperar a conocer cuál es la postura de las distintas autoridades respecto de iniciativa que ya está generando opiniones encontradas.
 

Cargando ...