Nacionales | TRABAJO | empresarios |

Advierten que el 30% de la gastronomía nacional va a desaparecer

Empresarios del sector gastronómico advierten sobre la difícil situación que atraviesan por las medidas implementadas en pandemia. Argumentan que feroz la carga impositiva y la falta de políticas del Estado perjudican al sector.

  • Movida No más #SillasAlRevés de empresarios gastronómicos.
  • Argumentan que se están fundiendo muchas empresas del sector.
  • Piden reducción de impuestos y políticas que favorezcan el consumo.

“La gastronomía de Argentina está en peligro de extinción. Mientras el país perdió el 20% del trabajo, el sector perdió el 75% desde el comienzo de la pandemia”.

Así es el comienzo de los argumentos que esgrimen gastronómicos argentinos en esta iniciativa que busca.

Sillas al revés, es el movimiento independiente de gastronómicos argentinos, de coordinación nacional, en reclamo de las medidas de emergencia federales para hacer frente a las políticas de aislamiento más extensas del mundo.

En diálogo con el magazine El Colectivo, Marcelo Boer, propietario de cuatro restaurantes y fundador de la convocatoria NoMás #SillasAlrevés en Change.org, explicó que la iniciativa surgió de la necesidad de los empresarios gastronómicos de reflejar las consecuencias económicas que sufren en pandemia.

“No todos los empresarios pudimos acceder a la ayuda del Gobierno. Se han generado muchas deudas y la ayuda del estado no llega a ser suficiente. La estructura impositiva no acompaña para salir adelante y por ello con tanta deuda generada, muchos restaurantes van a seguir cerrando. Mantener las fuentes de trabajo es fundamental, todos invertimos nuestros ahorros para tener una remuneración que no tenemos hace meses”.

Por ello, Boer dijo que esperan que el gobierno nacional los convoque para trabajar en conjunto y rever esta política.

“Somos un motor de la economía por el cual el país puede salir adelante y generamos trabajo joven e inversión”.

Boer aseveró que el IVA debería ser el 50%, que la ayuda del ATP se extienda hasta la mitad del año que viene.

“Bajando la presión tributaria, habría más beneficio para juntar más dinero y se soluciona la crisis que podrían venir los próximos años para el sector. Es cuestión de buena voluntad política y que podamos crecer, dar nuevos puestos de trabajos y una industria más sana”.

A su vez, el empresario recordó que la cantidad de público se acotó, no hay tanta demanda porque el poder adquisitivo es menor y a esto se suma el temor de muchas personas a contagiarse de coronavirus.

“En lo personal, con cuatro restaurantes, estoy muy complicado. No tengo ahorros, no tengo ingresos, tengo deudas en bancos con proveedores, yo figuro en el VERAZ por el ser el socio gerente. La realidad es que debo pensar en invertir en otro país. Esto no está bueno y es triste. Nosotros queremos salir adelante, nos importa hacer que el país funcione bien”.

Dejá tu comentario