Jujuy | Tierras | Gobierno | Finca El Pongo

Cultivo de cannabis en Perico: "Uno teme que esto sea un desmanejo más"

El productor agropecuario Martín Berardi cuestionó al gobierno por pretender extender a 600 hectáreas el cultivo de cannabis para uso medicinal en Finca El Pongo. Manifestó que el Proyecto Solar Cauchari es un antecedente de que estas ideas de cambio de matriz productiva después fracasan.

  • El productor agropecuario Martín Berardi cuestionó el plan de ampliación de cultivo de cannabis para uso medicinal en Finca El Pongo.
  • La iniciativa es encarada desde la empresa estatal Cannãva S. E. y es otro de los mega proyectos de la gestión Morales.
  • Berardi señaló que Cauchari es un antecedente de que estas ideas después fracasan.

Siguen las repercusiones tras el anuncio del gobierno del Plan de ampliación de cultivo de cannabis en Finca El Pongo.

En diálogo con Radio 2 el empresario agropecuario, Martín Berardi, cuestionó el desmanejo de esas tierras a lo largo de sucesivos gobiernos, que no pudieron cumplir con el legado de Don Plinio Zabala, quien dejó esa herencia con el fin de convertir al Hospital Arturo Zabala de Perico en el mejor de la región.

“Nunca se cumplió el legado de Plinio Zabala, la Finca siempre era deudora y entonces la plata nunca llegaba al hospital”, dijo Berardi.

“En una época había un montón de funcionarios que figuraban como arrendatarios y a su vez ellos sub arrendaban a los productores”.

Las tierras de Finca El Pongo constituyen un tesoro en pleno valle, se trata de una superficie de más de 11 mil hectáreas, de las cuales solo 7 mil son productivas.

Respecto a la iniciativa del gobierno de producir cannabis medicinal en esas tierras, Berardi consideró que al igual que otros proyectos que encara el Estado, la idea se presenta como buena, pero en la práctica termina fracasando.

“Uno teme que esto sea un desmanejo más”, expresó y citó como antecedentes la Planta Solar de Cauchari, el tren solar, y otros mega proyectos de la gestión de Gerardo Morales, que prometían un cambio en la matriz productiva.

“Entonces cambiamos las formas de producción tradicionales, pero resulta que no cambiamos nada”, dijo Berardi y se pronunció a favor de los arrendatarios que cumplen con el pago de las tierras y las usan para producir soja, maíz, poroto, hortalizas y flores.

“En un momento sabía que alrededor de 400 productores vivían del arriendo en Finca El Pongo. Es una de las pocas extensiones de tierras relativamente grandes que está cerca de la ciudad, es un área productiva grande”.

“Los productores tienen razón en estar preocupados no es clara cómo va a ser su fuente de subsistencia de aquí en más”, concluyó.

Dejá tu comentario