Jujuy | Producción | Productores | Finca El Pongo

Pequeños productores de Finca El Pongo temen por el quiebre en la actividad

Aseguran que desde que se abrió la feria en Palpalá bajaron considerablemente las ventas en Monterrico.

  • Los pequeños productores afrontan altos gastos en fertilizantes, cuyos precios están dolarizados.
  • Al no poder vender, las verduras se pudrieron en el campo.
  • Llegar al cese de la producción implicaría gran cantidad de familias que se quedan sin el sustento, además del desabastecimiento que se podría desencadenar.

La producción de verduras y hortalizas es otra de las actividades en riesgo de quebrar si no se considera un plan de reactivación para el sector. Pequeños productores esperan que el ministerio de desarrollo y producción indique acciones que les permita un salvataje en medio de la crisis que atraviesan, agravada por la caída en las ventas y los acotados espacios para poder vender sus productos.

Ariel Conde, pequeño productor de verduras de finca El Pongo, habló de la realidad del sector: "Estamos mal y si esto sigue así en unos meses nos vamos a la quiebra" ; además relató que uno de los problemas que afrontan es la imposibilidad de ingresar a las ferias donde sus productos son requeridos.

Como es sabido, para evitar la propagación del coronavirus, los municipios decidieron cerrar el paso de personas y vehículos de otros municipios, lo que generó pérdidas en la producción. Conde aseguró que, muchos perdieron su producción. Al no poder vender, las verduras se pudrieron en el campo.

Con éste escenario tan complejo, muchos productores ya están dejando de producir verduras y esto podría derivar en el desabastecimiento.

"La feria de Palpalá nos perjudicó" así lo expresó el pequeño productor de finca El Pongo. Si bien, hubo una lenta reactivación en los últimos días, los productores sólo pueden trabajar en Monterrico, pero con las ventas en baja. Desde que se abrió el predio ferial en Palpalá, no tienen permitido el ingreso a esa feria para poder vender sus productos y la demanda en Monterrico cayó considerablemente.

Por otra parte, según el relato de Conde, los pequeños productores afrontan altos gastos en fertilizantes, cuyos precios están dolarizados, el costo del arriendo de la tierra que se paga anualmente y va destinado al hospital, mas el pago de mano de obra. "Muchos no vamos a poder pagar el arriendo si no se logra reactivar la economía del sector"

Otro aspecto que va en detrimento de esta actividad regional es la reconversión de los productores tabacaleros, que al ver caída de la producción tabacalera se inclinaron por la producción de verduras y hortalizas.

Este sector productivo, como tantos otros que ven su actividad al borde del quiebre, esperan que las autoridades atiendan las demandas que deciden hacer pública ya que llegar al cese de la producción implicaría gran cantidad de familias que se quedan sin el sustento, además del desabastecimiento que se podría desencadenar.

Dejá tu comentario