POEMAS

Textos elegidos para esta semana

Dos poemas de amor, dos estilos diferentes de un varón y de una mujer, en las voces de Ricardo Guzmán y María Isabel Zelaya.

 

 “Toma la luna” por Pedro Fabio Veras.

 

 

 

RICARDO GUZMÁN

 

 

El yo lírico dibuja con bellas imágenes a la mujer del recuerdo, del presente y del futuro, A la mujer sin tiempo.

Mujer-Música-Pintura- Paisaje.

Poesía depurada, de trabajada enunciación.

 

 

BALADA PARA MÓNICA

 

Hoy es mañana.

 

Te recuerdo

que no se es nadie

cuando la luna roja

impide el paso

de flamencos

en la laguna de Pozuelos.

 

Ayer la noche te besaba

tranco a tranco,

sin reproches

en un contrapunto de afabilidades y arrebatos.

 

No me animaría a decir:

que tus piernas son nogales

cuyos frutos hurgan flecos del cielo

de Astor Piazzolla.

 

Tampoco

que tus tobillos

se asemejan a viajes de pájaros

que pían

al rozar

el jardín de Marcel Proust.

 

Tus orejas

tampoco son el lugar adecuado

donde pueda aterrizar

Allen Ginsberg.

 

Es,

en tu mirada

de viento secreto,

arqueándose en la pira,

donde se ahoga el truhán.

 

Ricardo Guzmán, poeta, psicólogo, abogado, autor y compositor de canciones. Transeúnte abnegado de las calles de San Salvador de Jujuy. Publicó “Ancañocas para Pantoja”, “Cuando deserte la discreción”.

 

 

MARÍA ISABEL ZELAYA

 

 

El sujeto de pasión en un extenso poema de versos octosílabos, musicales, expresa matices

del amor, de él y ella con una visión romántica. Encuentro que todo lo puede: arrancar tristezas,

restañar llagas, estallidos de luna llena, unión de alas.

 

 

A TU MIRADA DE LOBO

 

Presiento que voy a huir

planeando sobre las piedras

para quedarme en la cima

la próxima luna llena

Presiento que voy a robar

tu tristeza de algún modo

Cuando luna pertinaz

despierte tu instinto todo

descubrirás de mis huellas

descalzas por las laderas

la piel desnuda y esbelta

de un ángel trocado en fiera

Entonces también vendrás

-planeando de igual manera-

para abrazarme en la cima

la próxima luna llena

Y pariré tus lobeznos

-bellos lobeznos con alas-

y guiarás la manda

sin tristeza en la mirada

Las lunas y las quebradas

consentirán los aullidos

y ahuyentaremos abismos

con feroces dentelladas

Te lameré las heridas

que restan añejas llagas

de otras tantas lunas llenas

cuando estaban solitarias

Presiento, al fin, que la huida

nos hará crecer las alas

para volar con las galas

del amor en nuestras garras

Pelaje de fiera y alma

agitando plumas blancas

confundidos con la luna

y entregados de montañas

decretarán que no habite

la tristeza en tu mirada,

en tu mirada de lobo,

¡tierna y feroz luminaria!

 

Isabel Zelaya,  poeta nacida en Tucumán, pero que se confiesa humahuaqueña, recoge la cultura de su tierra. Ha publicado:  Corazón Engualichau, Versos y coplas- 2005, Soy de Dios y de la Pacha, 2011.  Cuentos de cartón y chupetín, 2013. El duende Julián, 2014. Pajarito Trovador, 2016, Gotas cristalinas, 2017. Atrapando coplas, 2018.

Temas

Dejá tu comentario