Nacionales | Olivos | CUARENTENA | ALBERTO FERNÁNDEZ

Desde Olivos: crónica de la cuarentena interminable

El presidente se enoja si la llaman la más larga del mundo, pero lo será. Furcios, comunicación no verbal y un mensaje: el virus está ahora en el centro del país, el resto tiene que empezar a producir.

  • JujuyAlMomento en la Quinta de Olivos.
  • Lecturas entre líneas y análisis de lo que no se vio de la conferencia de prensa del presidente, el jefe de gobierno porteño y el gobernador de Buenos Aires.

Datos, enojo, incomodidad, leve tensión, complicidad, chistes y distensión.

Todo eso tuvo la conferencia de prensa que brindaron la noche del sábado 23 de mayo el presidente Alberto Fernández, el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof en la quinta presidencial de Olivos.

El presidente anunció que el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) se extiende hasta el 7 de junio y, una vez más, la renovación de la cuarentena tiene similitudes y diferencias con los 14 días inmediatamente anteriores.

El primer mensaje que a Alberto Fernández le interesó que quede claro es que no se trata de una cuarentena boba y que la enorme mayoría del país va recuperando paulatinamente la normalidad.

Acá aparece el primer dato: 19 provincias se encontraban produciendo al 85% de su capacidad en las horas previas al mensaje, según lo que el propio presidente pudo chequear.

En esta etapa el problema aparece en los sitios densamente poblados y con condiciones de precariedad y hacinamiento.

Es lo que el presidente llama con un eufemismo “barrios populares”. Son lugares pobres, lo que todos conocemos como villas y asentamientos, donde según una definición del propio gobierno, la mitad de las familias carece de alguno de los tres servicios esenciales: agua potable de red, cloacas y energía eléctrica.

“Allí vamos concentrar nuestros esfuerzos”, dijo el presidente Fernández.

alberto fernandez larreta kicillof 2.jpg

¿Incomodidad o complicidad?

Los tres dirigentes comienzan sus intervenciones destacando su capacidad de trabajo conjunto. Intercambian elogios.

Pero nadie en la sala deja de advertir que el presidente y el gobernador siguen tirándole palos a los aliados del jefe de gobierno, poniéndolo otra vez en una situación incómoda.

En la conferencia se va a escuchar que el macrismo “ni ministerio de salud tenía” y que la gestión de la ex gobernadora María Eugenia Vidal en Buenos Aires había legado un sistema de salud en condiciones deplorables.

Por twitter desde el primo del ex presidente Mauricio Macri hasta ex funcionarios bramaban, mientras Larreta dominaba sus gestos.

Alguien con una lectura más aguda advirtió: “en un punto deja de ser incomodidad para ser complicidad”, dijo con malicia escarbando en la interna del PRO.

Embed

Skanska… perdón, Scania

Como si fuera un karma, una equivocación involuntaria terminó incomodando esta vez al presidente y a su compañero gobernador. “Hace días estuve en Skanska… dije Skanska, quiero decir Scania, es que las dos son suecas”.

Skanska es una empresa involucrada en una denuncia por corrupción durante el gobierno de Néstor Kirchner, mientras Alberto Fernández era jefe de gabinete, apuntada por el supuesto pago de coimas millonarias a funcionarios.

La planta que visitó Alberto Fernández en la semana fue la de Scania.

Una exclamación en la sala (“uuuh”) incrementó la tensión porque todos los presentes eran personas informadas y se dieron cuenta de las implicancias del error. Más de uno giró la cabeza para identificar al que no había podido permanecer en silencio, pero las caras tapadas por los barbijos le permitieron zafar.

Embed

Alberto, el calentón

Hubo dos momentos en los que el presidente levantó el tono. Son los que le dan contenido a videítos cortos que circularon en las redes incluso desde que antes que concluya la conferencia.

El primero se dio cuando al presidente le preguntaron si él tiene un calificativo mejor para que a la cuarentena argentina no le digan “la más larga del mundo”.

El pie le dio la posibilidad al mandatario de salir con alguna gracia, pero la respuesta estuvo más cerca de la irritación. “Qué me importa si la cuarentena es o no la más larga si salva vidas. Va a durar lo que tenga que durar”, vociferó.

Más adelante, una periodista apeló a su sensibilidad preguntándole por la angustia que genera el encierro.

Ahí el presidente volvió a enojarse. “Angustia es que el estado te abandone, que no te cuiden, que te digan que no pasa nada cuando estamos en una pandemia que no tiene ni cura ni vacunas”, devolvió para luego cerrar con un gesto imperativo “quédense en sus casas y cuídense”. A muchos les recordó a cualquier padre que le dice a sus hijos “haceme el favor, tomá ese remedio y metete en cama”.

Embed

Viralización

Larreta y Kicilloff refuerzan una idea: la última vez que se subieron a ese atril de Olivos los contagios cada día aumentaban de a 80 en CABA y de a 50 en el conurbano bonaerense. Ese ritmo se ha quintuplicado.

La velocidad del contagio es lo que más temen.

El presidente saca a relucir un logro: el tiempo ganado con la cuarentena ha permitido reforzar el sistema de salud. Hoy sólo el 5% de las camas de terapia intensiva están ocupadas por infectados con COVID 19. En el área metropolitana de Buenos Aires la cifra trepa al 15%. Es decir, el sistema está lejos de colapsar.

No obstante es Kicillof el que advierte en otro tramo: si esto se dispara no hay sistema de salud en el mundo que lo resista.

Sobre la quinta y las conferencias

Alrededor de las 19:30 un amable jefe de seguridad de la casona en la que viven los presidentes toma lista a todos los periodistas presentes. El jefe de ceremonial de presidencia la escruta celosamente y aprueba después de algún interrogatorio particular a las caras menos conocidas.

Para que todos ingresen al salón de conferencia hay que caminar 100 metros desde la entrada, atravesando los hermosos jardines de la quinta, que de noche se esconden detrás de pequeños reflectores.

40 minutos después comienzan a ingresar los ministros a la sala. El primero es el jefe de gabinete Santiago Cafiero, acompañado del ministro del interior Wado de Pedro. En las últimas tres conferencias convocadas para extender la cuarentena, ellos llegaron juntos.

Por otra puerta ingresa el ministro de salud Ginés González García y por otra distinta, la viceministra Carla Vizzotti, que se sienta dos filas atrás.

Luego aparece el ministro de desarrollo social Daniel Arroyo, la secretaria de legal y técnica Vilma Ibarra y el diputado Eduardo Valdéz. Al fondo, en la última fila, vigila Gustavo Véliz, secretario de asuntos estratégicos.

Si el albertismo existe (aunque el presidente dice que no), parte de él estaba en Olivos el sábado.

cuadro país.jpg

Datos y frases importantes by Alberto, Horacio y Axel

  • El Ingreso Familiar Extraordinario va a seguir.
  • 400 mil pidieron préstamos tasa 0, la mitad ya lo tiene.
  • ATP alcanzó a 2,4 millones de trabajadores. El 93% de esas empresas tiene 25 empleados.
  • El 60% de los q recibieron ATP ganan menos de 50 mil pesos brutos.
  • “La Argentina es de los países q más han preservado el empleo”, dijo Alberto Fernández.
  • El control se enfoca en los barrios populares.
  • El promedio de fallecimientos es de 77 años.
  • CABA, Chaco, Córdoba y de un modo más distribuido en Bs As son el epicentro de la pandemia en Argentina.
  • El 87% de los casos están el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires, incluye la ciudad y el conurbano). Allí habrá más controles en el transporte, que será solo para servicios esenciales.
  • “Hablé con actores de la villa 31. Horacio hizo lo mismo”, dijo Alberto Fernández.
  • “Vamos 80 días desde el primer contagió y tenemos 11 mil casos. En Chile y en Brasil en el mismo periodo había 60 mil casos”, dijo Axel Kicilloff.

Dejá tu comentario